Militares replicaron el recorrido de las tropas del …
Ministerio del Interior ofrece recompensa por caso d…
Tiroteo en el Metro de Nueva York deja un muerto
Joven murió por las heridas que sufrió durante corri…
Puntos activos para vacunarse en Quito este 22 de mayo
Gobierno exhortó a evitar discriminación por orienta…
Tres vías alternas ante el cierre de la Alóag-Santo Domingo
Alfredo Borrero pide reformas a la OMS para enfrenta…

La conmovedora historia del perro que esperó en un hospital por tres meses a su dueño que murió de covid-19

Xiao Bao en la entrada del Hospital Taixing de Wuhan esperando a su dueño. Foto: Twitter @thandojo ·

Xiao Bao en la entrada del Hospital Taixing de Wuhan esperando a su dueño. Foto: Twitter @thandojo ·

Xiao Bao en la entrada del Hospital Taikang de Wuhan esperando a su dueño. Foto: Twitter @thandojo
·

La historia de un perro mestizo que esperó a su dueño por tres meses en un hospital de Wuhan, la ciudad china más afectada por el covid-19, da cuenta de la lealtad y el cariño de estos animales con los humanos.

Se trata de Xiao Bao (pequeño tesoro), un perro de color café que llegó junto a su dueño enfermo de covid19 a las instalaciones del Hospital Wuhan Taikang en febrero de 2020, cuando la enfermedad alcanzaba su punto más álgido. Según recoge el tabloide británico Daily Mail, el amo del can era un hombre de la tercera edad que enfermó a causa del nuevo coronavirus y luego de cinco días de permanecer internado en esa casa de salud falleció.

Sin embargo, la mascota del hombre esperaba pacientemente día y noche en el vestíbulo del hospital y así lo hizo durante tres meses. El dueño de Xiao Bao fue una de las 3 869 víctimas que dejó la pandemia de covid19 en Wuhan, menciona el Daily Mail.

Durante el tiempo que el can permaneció en las instalaciones del hospital esperando a su dueño fue alimentado por el personal del lugar. En una ocasión dejaron al perro en un sitio alejado del Hospital Taikang, pero la mascota regresó a buscar al hombre con el que vivía.

Cuando la dueña del supermercado del centro médico pudo reabrir su negocio, en abril al levantarse las restricciones en Wuhan, notó la presencia del peludo y decidió acogerlo en su tienda.

La señora Wu Cuifen fue quién bautizó al perro como Xiao Bao al conocer su triste situación. “Cada mañana cuando abría, él estaba allí esperándome. Me despedía al final de cada día”, narra la mujer.

La presencia del can empezó a ser cuestionada por los pacientes regulares que volvieron al hospital en mayo de 2020 y fue entonces cuando las enfermeras decidieron llamar a la Asociación de Protección de Pequeños Animales de Wuhan.

Xiao Bao fue rescatado por la asociación, recibió atención veterinaria y también fue esterilizado. Por ahora el perrito mestizo espera por una nueva familia. Esta vez en el refugio y no en la entrada de un hospital.