Ni muy corto ni muy largo. Así debe mantenerse el vello púbico

La depilación con afeitadoras y cremas irrita la piel. También generan cortes y lesiones. Foto: Pexels

La depilación con afeitadoras y cremas irrita la piel. También generan cortes y lesiones. Foto: Pexels

La depilación con afeitadoras y cremas irrita la piel. También generan cortes y lesiones. Foto: Pexels

Podar el vello púbico es la recomendación de la ginecóloga Tanihect Bethelmi para evitar la proliferación de hongos y de bacterias -es decir- para mantener una zona íntima higiénica y libre de enfermedades.

Esta especialista explica que en el vello demasiado largo se acumulan secreciones, que podrían alterar el pH vaginal, favoreciendo así las infecciones vaginales.

Para evitar aquello -precisamente- sugiere podarlo o rebajarlo con una tijera. Recomienda evitar la depilación ya que el vello cumple con un papel protector: mantiene en su punto a la flora vaginal. También evita roces.

Pero -en caso de ser fan de esa alternativa– la especialista sugiere recurrir a la depilación con láser. Se trata de una opción bastante segura. La clave para evitar malas experiencias consiste en contar con la guía de personal capacitado. También es importante acudir a un lugar que inspire confianza.

La depilación con cera, con cremas o con rasuradora resulta demasiado nociva -sobre todo- cuando se trata de retirar el vello de esa parte del cuerpo; es mucho más delicada que la de las piernas o axilas, por ejemplo.

La depilación con esos recursos irrita la piel. También generan cortes y lesiones que aumentan el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual. Muchas personas registran incluso picazón.

Esto último -precisamente- comprobó un estudio publicado por expertos de la universidad estadounidense George College & State University realizado entre 1 110 universitarios y universitarias en el 2014. Un 80% de los encuestados dijo haber experimentado picazón después de haberse depilado sus zonas íntimas.

Otro punto en contra de la depilación con cera, cremas o afeitadoras es que la zona intervenida empieza a oscurecerse. Bethelmi explica que durante ese proceso el cuerpo libera melamina. “Los melanocitos son células que oscurecen la piel, la hiperpigmentan. El oscurecimiento vaginal puede afectar en la calidad de vida”.

¿Por qué se recurre a la depilación?
La mayoría de personas lo hacen antes de un encuentro sexual: un 83% de las mujeres, frente a un 66% de los hombres. Así lo demostró un estudio de la revista médica estadounidense JAMA Dermatology, llevado a cabo en 7 570 hombres y mujeres entre los 18 y 65 años.

Según ese mismo estudio, casi un 26% de las personas que eliminan el vello de la zona púbica acaban teniendo alguna lesión asociada a esa práctica. 
Las partes que más se dañan los hombres durante la depilación son: el escroto (67,2%), el pene (34,8%) y el pubis (28,9%). Las mujeres suelen lesionarse más asiduamente el pubis (81,3%), el interior del muslo (44,9%), el llamado ‘monte de venus’ (42,5%) y el perineo (13,2%).