6 de enero de 2020 15:08

El ‘fantasma de Manzanar’, el misterioso esqueleto de un artista prisionero de la Segunda Guerra Mundial

El esqueleto del ciudadano y artista japonés Giichi Matsumura, convertido en prisionero del campo de concentración Manzanar (Estados Unidos), fue hallado en octubre del 2019 tras 75 años sin conocer su rastro. Foto: Facebook Inyo County Sheriff's Office

El esqueleto del ciudadano y artista japonés Giichi Matsumura, convertido en prisionero del campo de concentración Manzanar (Estados Unidos), fue hallado en octubre del 2019 tras 75 años sin conocer su rastro. Foto: Facebook Inyo County Sheriff's Office

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Poco se conocía sobre las circunstancias de muerte de Giichi Matsumura, un artista japonés convertido en prisionero del campo de concentración Manzanar (Estados Unidos), durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante 75 años, la ubicación de su cadáver era incierta hasta que en octubre del 2019, un grupo de exploradores descubrieron una osamenta en el estado de California. El domingo 5 de enero del 2020, autoridades estadounidenses determinaron que se trataba de Matsumura y el hallazgo revela no solo sus últimos instantes de vida, sino lo que pasó durante sus últimos meses. 

De acuerdo con información de la cadena informativa internacional BBC Mundo, Giichi Matsumura se unió a una jornada de excursión con compañeros del campo de internamiento de Manzanar, destino para personas de origen japonesa, Allí, falleció en agosto de 1945.

El hombre -reporta la BBC- abandonó el grupo para pintar en soledad cuando se desató una tormenta inusual en la montaña. En aquel año, el artista fue enterrado de forma humilde y los detalles de su fallecimiento fueron desvaneciéndose con el paso del tiempo.

En octubre último, Tyler Hofer y Brandon Follin caminaban en una zona cercana al monte Williamson, en California. Durante su trayecto, encontraron un esqueleto intacto, que estaba cubierto por piedras. Lo que llamó la atención es que el cadáver tenía un cinturón alrededor de la cintura, además de zapatos de cuero y los brazos cruzados sobre el pecho.

Un funeral budista fue celebrado para Giichi Matsumura después de que su cuerpo fuera enterrado. Foto: Facebook Inyo County Sheriff's Office

Un funeral budista fue celebrado para Giichi Matsumura después de que su cuerpo fuera enterrado. Foto: Facebook Inyo County Sheriff's Office

Pronto, los ciudadanos dieron aviso a la Oficina del Sheriff del Condado de Inyo, cuyo personal buscó registros de personas desaparecidas que datan de décadas pasadas. Sin embargo, no hallaron a nadie que coincida con la descripción de la osamenta. Sin embargo, el cotejo de datos no dio ningún resultado.

Pero, entonces, las autoridades recordaron la historia inconclusa de Matsumura, citada en el 2012 en un documental sobre el campo de concentración de Manzanar. Durante la proyección de la cinta, el director estadounidense Cory Shiozaki habló del hombre artista que murió en una dura época para el mundo.

Personal del Sheriff de Inyo decidieron contactar a Lori Matsumura, nieta del ciudadano japonés, para obtener una muestra de ADN y compararla con la osamenta. Ella -informa BBC- no conocía el paradero de los restos de su abuelo, pero sí que descansaban en alguna montaña de Estados Unidos. Otros miembros familiares también detallaron que el artista era conocido como el ‘fantasma de Manzanar’. Tras un mes de análisis, se estableció que los restos eran del artista.

Entonces, era necesario hacer memoria: Manzanar fue uno de los 10 campos de concentración que el Gobierno de Estados Unidos, en ese entonces administrado por Franklin Roosevelt- estableció en la Segunda Guerra Mundial. La creación del centro tenía un objetivo claro: detener a ciudadanos de origen japonés. Allí -según registros históricos- se les permitía salir del campo para ir a pescar, entre otros pasatiempos.

Entre el registro histórico de la zona, se halló un comunicado -sin fecha- en la que se documentó el ingreso de Matsumura a un grupo de pescadores que iba a los lagos de Sierra Nevada, en California. Aunque era una actividad recreativa en medio del conflicto bélico, él no podía escapar de su don con la pintura y el dibujo. Por eso, en varias ocasiones, se distanciaba del grupo.

Un día de agosto de 1945, durante las jornadas de pesca, la tormenta azotaba Sierra Nevada y Matsumura desapareció. Su cuerpo fue hallado el 3 de septiembre de 1945 por una pareja que caminaba por las montañas.

Aunque para esa fecha, el Gobierno estadounidense ya había retirado las órdenes de prisión para los ciudadanos japoneses, muchos se quedaban por la falta de recursos. “Los Matsumura -como muchas familias encarceladas durante la guerra- no tenían hogar o negocio al que regresar. Continuaron viviendo en Manzanar hasta que el campo fue cerrado de forma permanente el 21 de noviembre de 1945”, señaló la oficina del Sheriff en un comunicado. Ahora, en donde residieron cientos de prisioneros, se levantó un museo y se creó el Comité de Manzanar, una organización que recuerda lo ocurrido con las personas que fueron privadas de su libertad.

Sobre el hallazgo, Bernadette Johnson -vocera del Comité de Manzanar, dijo que la comunidad se siente conmocionada pero, al mismo tiempo, aliviada. “Esperamos que la familia tenga un poco de paz ahora que se identificó que el esqueleto corresponde a Matsumura”, afirmó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)