20 de junio de 2020 00:00

Una guía para masajear a la mascota y mejorar su estado de salud

Las caricias permiten que el animal libere oxitocina, se relaje y mejore su circulación sanguínea, entre otros beneficios

Las caricias permiten que el animal libere oxitocina, se relaje y mejore su circulación sanguínea, entre otros beneficios. Foto: Captura de pantalla

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 11
Edwing Encalada
Redactor (I)
eencalada@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los beneficios de los masajes para los animales se conocen desde la Antigüedad. Aunque en un inicio fueron más aplicados sobre los caballos, en la actualidad se popularizaron entre los dueños de perros y gatos debido a sus beneficios terapéuticos, como la reducción de estrés, y por su efecto positivo en mascotas en tratamientos médicos.

Estas caricias tienden a buscar la relajación muscular, el aumento de la flexibilidad, reducir el estrés, incrementar la circulación sanguínea y liberar oxitocina. Esta última también es conocida como la hormona de la felicidad y provocará un mejoramiento en el estado de salud y ánimo del animal, gracias a lo cual se podrá reforzar el vínculo afectivo con su dueño.

Según Rubén Granda, del Hospital Veterinario Argos, las dinámicas entre el humano y el can deben apuntar a compartir un tiempo de calidad de ambos, es decir, dedicarle a su mascota al menos 30 minutos en la mañana y 30 en la tarde. Este tiempo también lo puede invertir en una caminata con el perro para que realice sus necesidades biológicas y jueguen en el regreso a casa.

El paseo debe finalizar con una desinfección de las patas del animal y una serie de masajes que deben realizarse sobre una superficie blanda y con la mascota relajada. El humano debe despojarse de relojes, anillos y pulseras, mientras que el perro o gato no pueden portar collares o accesorios.

El masaje empieza desde la cabeza y lentamente avanza hacia la cola. En las caderas hay que tener cuidado, ya que hay factores como el tipo de raza y la edad que pueden producir dolor. Por eso hay que hacerlo suavemente y con cuidado.

Los masajes deben ir en el sentido en el cual crece el pelaje ya que ir en contra irritaría su piel. El dueño empieza con unas pequeñas flexiones de las patas. Posteriormente, se inicia con un masaje leve,como si estuviera amasando pan, en las articulaciones del animal como hombros y caderas.

En la web de Buddha Dog existen tutoriales de diferentes técnicas para realizar los masajes. Recuerde que se debe respetar la voluntad del perro o gato porque ellos demostrarán si les gusta o no en donde les están tocando. Los masajes no pueden suplir una visita periódica al veterinario.

En las rutinas se pueden utilizar aceites esenciales de uso veterinario. El producto debe especificar si es para perros o gatos. Ciertos químicos admitidos en pieles de humanos no son aptos para las mascotas.
Se recomienda también música relajante.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (53)
No (7)