Gris y amarillo, los colores que marcan este 2021; ¿cómo incorporarlos en la decoración?

Los objetos o tonalidades en gris y amarillo son los colores que marcan este 2021 una tendencia en la decoración. Fotos: Cortesía

Los objetos o tonalidades en gris y amarillo son los colores que marcan este 2021 una tendencia en la decoración. Fotos: Cortesía

Los objetos o tonalidades en gris y amarillo son los colores que marcan este 2021 una tendencia en la decoración. Fotos: Cortesía

Como cada año, el Instituto Pantone del Color anunció el color que marcará el año. Para este 2021 se escogió una gama del gris y otra de amarillo bajo un mensaje de “fortaleza y esperanza”.

Pantone 17-5104 Ultimate Gray + Pantone 13-0647 Illuminating es la denominación exacta de los tonos que Leatrice Eiseman, directora ejecutiva del instituto, calificó como los colores vinculados a la “fortaleza y esperanza, imperecederos y energizantes a la vez”.

Aquellos estarán presentes en diferentes áreas de diseño, moda, tecnología, decoración y más. Si se busca una renovación de espacios y se quiere emplear estos tonos, hay algunas recomendaciones.

Encontrar un equilibrio entre los colores es clave

El consultor de diseño Andrés Cruz sostiene que los dos colores se pueden aplicar a cualquier espacio del hogar. El amarillo, por ejemplo, está ligado a la vitalidad y concentración por lo que puede ser idóneo para un estudio.

El gris es un color neutro que resulta fácil de combinar. Puede ser la base en mobiliario, paredes y accesorios. Con este se consigue un ambiente elegante y sobrio.

El especialista recomienda aplicar la regla de 60 – 30 – 10 para conseguir una habitación equilibrada y no sobrecargar de color. Es decir 60% para el color menos llamativo que podría ser blanco, 30% para el color secundario como el gris y 10% para el complementario que sería el amarillo.

Se puede jugar con otros tonos. La diseñadora de interiores María Fernanda Jácome explica que un color fuerte como el amarillo es ideal para aportar un detalle vibrante en el espacio, por eso se aconseja utilizarlo en un punto específico. Por ejemplo, en una sala con un sofá en tono gris u otro neutro el amarillo se incorporaría en una poltrona o taburete. Asimismo, se puede añadir este tono en un par de cojines o piezas pequeñas decorativas añadiendo un negro o blanco.

Lo mismo ocurre en la cocina. Esta tonalidad puede estar presente en complementos como manteles, servilletas, accesorios y utensilios. Para la diseñadora no siempre es conveniente emplear el color amarillo sólido en una pared ya que puede resultar muy pesado. Se aconseja añadirlo en una sola área de la pared o a través de papel pintado o tapiz. En estos últimos se conjugan las figuras con las texturas por lo que se convierte en un elemento decorativo bien equilibrado para una habitación.

La iluminación es un complemento para resaltar los tonos

El color gris es frío mientras que el amarillo es cálido. Para resaltar estos tonos la iluminación es esencial. Para la especialista Jácome hay que ser cuidadosos en el manejo del gris en un ambiente bastante claro y con suficiente luz natural para evitar que se genere un espacio muy frío visualmente. Para ello, se recomienda añadir iluminación en tono cálido para contrastar.

Si se trata de un espacio de descanso, para los dos tonos se aconseja la luz cálida. Por otro lado, si se quiere resaltar decorativos en tono amarillo, por ejemplo, las luces LED en blancas son una alternativa para generar un contraste.

Suplementos digitales