12 de abril de 2019 11:47

Golpe con una cuerda de bungee por poco deja ciego a un hombre en Taiwán

Un hombre sufrió una lesión en sus ojos al golpearse con una cuerda de bungee.

Un hombre sufrió una lesión en sus ojos al golpearse con una cuerda de bungee. Foto: Wikicommons y England Journal of medicine

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 2
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un hombre taiwanés, que prefirió mantener en reserva su nombre, sufrió un accidente con una cuerda de las que se usa para saltar bungee. El joven se golpeó con el objeto en el ojo y este incidente hizo que su iris colapse.

Tras sufrir el accidente, el sujeto comenzó a experimentar dolor en el ojo izquierdo, visión borrosa y doble. Estos síntomas hicieron que se traslade al Hospital Universitario Nacional de Taiwan en Taipei, donde los doctores le diagnosticaron una separación del iris.

Una separación de estas características puede causar que el ojo tenga múltiples pupilas, visión borrosa y una incapacidad para tolerar la luz, según le explicaron en una entrevista a CNN el Doctor Wei Li Chen y la Doctora Chia-Chieh Hsiao, quienes trataron el caso.

Según explicaron los galenos, el hombre acostumbraba a sostener su motocicleta con una cadena y una cuerda elástica que saltó a su ojo cuando trató de desamarrar el vehículo. Los síntomas que presentó se dieron con el pasar de los días, por eso no fue de inmediato al hospital.

El nombre científico de lo que le sucedió es iridodiálisis traumática, una condición poco común, según dijeron los expertos. Pero aclararon que, cuando esto sucede, casi siempre sus causas son accidentes deportivos. “Las lesiones con cuerdas elásticas y de las bolsas de aire parecen provocar con mayor frecuencia iridodiálisis traumática debido a la fuerza concentrada”, explicó el profesor de oftalmología Dr. Nicholas P. Bell.

La solución para este caso fue someter al joven taiwanés a una cirugía de emergencia. En el procedimiento, dura aproximadamente 30 minutos e implica que el cirujano cosa las partes que se han desprendido del iris a la pared del ojo.

Tiempo después de la cirugía, el paciente taiwanés experimentó una importante mejoría en la visión de su ojo y no se evidenciaron complicaciones posteriores. La única secuela que le quedó fue tener que usar lentes para tener una visión totalmente clara.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (5)