¿Ya izó la Bandera de Quito?
Remoción de escombros sigue en Amaguaña, tras deslave
Autos, bus, moto… involucrados en dos siniestr…
Sismo de 5.22 en la Amazonía de Ecuador se sintió en Perú
Nueva York impondrá la vacuna a trabajadores del sec…
La Sesión Solemne en la agenda de Fiestas para el 6 …
Consejos para chicos frustrados por aplazamiento de …
Más migrantes vuelven al Ecuador por festividades

¿Glorietas y redondeles obsoletos?

Plazas, redondeles y rotondas (glorietas) son característicos del trazado citadino actual. Muchas metrópolis poseen plazas y redondeles tan icónicos que forman parte de su historia viva.

La glorieta del monumento a la Independencia de México, en el Paseo de la Reforma, es un claro referente. La Rotonda guayaquileña, igual. Pensar en retirarlos sería atentar contra el patrimonio urbanístico y la memoria colectiva de las urbes.

En esa carga histórica radica la principal utilidad de muchos anillos viales actuales. En las urbes pequeñas, asimismo, permiten la autorregulación del tránsito y muchos giros en una intersección. Según los expertos, un redondel soporta el flujo de 3 000 vehículos en las horas pico. Cuando la carga soprepasa ese número se vuelven lentos, ineficientes y peligrosos. Y no solo para los coches, sino también para los peatones, que pasan peripecias para cruzar veredas y calzadas.

Una buena señalética y una semaforización idónea mejoran el problema, pero no lo eliminan.

Será por esto que muchas urbes del mundo, especialmente las nórdicas y norteamericanas, han decidido retirar estos equipamientos urbanos para reemplazarlos con otros más modernos y eficientes: los intercambiadores.

En esencia, estas infraestructuras viales cumplen las mismas funciones de los redondeles pero de mejor manera, pues incorporan elementos como pazos elevados, deprimidos y peatonales, que optimizan la circulación de carros como de personas.

Quito ha cambiado algunos redondeles por intercambiadores con éxito. Y lo hace en este mismo momento en la av. De los Granados.

No obstante, mantiene otros -como la Plaza Artigas- que son un verdadero tormento chino. ¿Será la hora de reemplazarlo?

Suplementos digitales