11 de enero de 2020 15:20

Gamers, otakus y otros amantes de las culturas nipona-coreana se reunieron en un festival

Los fanáticos de las culturas japonesa y coreana se dieron cita en el Centro de Convenciones Bicentenario, este 11 de enero del 2020. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Los fanáticos de las culturas japonesa y coreana se dieron cita en el Centro de Convenciones Bicentenario, este 11 de enero del 2020. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Tendencias
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Centro de Convenciones Bicentenario, en el norte de Quito, se convirtió este sábado 11 de enero del 2020, en un espacio de reunión de otakus, ‘gamers’ y otras personas amantes de las culturas japonesas y coreanas. En este sitio se desarrolló, desde las 10:00 hasta las 18:00, el Festival Okaeri, con más de una decena de expositores de productos para este público.

Desde la mañana de este 11 de enero, los fanáticos de estas culturas comenzaron a llegar para adquirir productos de China, Japón o Corea, participar en uno de los concursos de k-pop y j-pop, o simplemente estar en familia y probar platillos típicos de la comida de estos países.

Entre estas personas se encontraba Lucía Romero, una joven de 14 años que asistió a un ‘performance’ de baile coreano en el sitio. Para ella y su enamorado, Rafael, estos son los espacios ideales para dar a conocer su destreza como bailarines de pop coreano.

Los fanáticos de las culturas japonesa y coreana se dieron cita en el Centro de Convenciones Bicentenario, este 11 de enero del 2020. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Roberto Tapia, quien asistió con su familia, estuvo más tentado por probar alguno de los platillos que se vendían en este lugar. Entre sus primeras opciones estuvo un onigiri, que consiste en una bola de arroz rellena (en su caso con atún). Y si bien sintió que no fue de sus favoritas, para el joven de 17 años esto era lo más cercano que había estado en mucho tiempo de la comida japonesa. Para él, entre lo mejor del festival fueron los dulces y el ramen empacado, productos que vendían los expositores que llegaron de ciudades como Quito y Guayaquil.

En una de las salas del festival, las personas podían realizarse fotos con instrumentos como katanas, mazos y otros que forman parte de la tradición japonesa y que se pueden apreciar en sus animes y mangas. En esta sala, los hermanos Marcelo y Luis Espinoza se tomaron fotografías con las armas falsas, como si simularan una batalla de personajes animados.

En la tarde de este sábado 11 de enero, además de la feria gastronómica, las personas podrán asistir a las batallas de k-pop y j-pop que realizarán diferentes conjuntos de la ciudad. También podrán adquirir prendas y objetos recreados a partir de los mangas y animes más populares.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)