15 de febrero de 2019 15:01

Final de ‘Cómo entrenar a tu dragón’ muestra los contrastes de la amistad

Chimuelo e Hipo son los protagonistas de la película animada ' Cómo entrenar a tu dragón'. Foto: IMdb

El dragón furia nocturna conocido como Chimuelo es el protagonista de la película animada 'Cómo entrenar a tu dragón'. Foto: IMdb

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 3
Fernando Criollo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La tercera entrega de la saga animada ‘Cómo entrenar a tu dragón’, que llega a la cartelera local con el nombre de ‘El mundo oculto’, es el ejemplo de una obra que ha sabido evolucionar en lo técnico y consolidarse en lo narrativo.

El inesperado encuentro entre un joven vikingo llamado Hipo y un temible dragón furia nocturna conocido como Chimuelo es la ventana desde la que ha sido posible distinguir los profundos contrastes sobre los que se construye una verdadera amistad.

Al mismo tiempo, la historia entre Hipo y Chimuelo ha ido sembrando ideas sobre la relación del hombre con los animales, otras sobre los desafíos que representa una vida con discapacidad física y algunas más sobre la capacidad de resiliencia ante la muerte.

En nueve años, el proyecto ha sido coherente con la evolución de sus personajes y en la última parte de la trilogía, Hipo es un personaje en el umbral de la vida adulta, que prematuramente ha tenido que convertirse en el líder de la tribu de Berk, tras la trágica muerte de su padre, Estoico.

Aquella posición le obliga a madurar más a prisa y tomar sus propias decisiones (entre aciertos y errores) en busca de resolver la sobrepoblación que presiona sobre los recursos y el espacio de la aldea.

Con la intención de crear un mundo donde dragones y humanos tengan suficiente espacio para convivir en paz, Hipo y sus amigos se lanzan en una aventura para explorar y conquistar nuevos mundos.

La necesidad se vuelve una urgencia cuando Grimmel entra en escena. El temible cazador de dragones está dispuesto a todo para matar al último furia nocturna y acabar con la especie. En medio de la amenaza latente, aparece otro personaje que impulsa la narración hacia el terreno de la comedia romántica. Se trata de una dragona que despierta el interés afectivo de Chimuelo y que pondrá la pauta para el humor, el suspenso y el romance.

Así expuesta, la trilogía se despliega como un esquema ilustrativo de un ciclo, que puede ser el de la vida, el de la amistad o tantos otros.

La carga emocional, el buen humor y la dimensión épica se potencian con una animación con una extraordinaria riqueza de detalles y una fotografía sobresaliente.

Tema
Cerrar

© Derechos reservados. 2017 Grupo EL COMERCIO. Queda prohibida la reproducción total o parcial, por cualquier medio, de todos los contenidos sin autorización expresa de Grupo EL COMERCIO.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (4)