14 de noviembre de 2018 00:00

La fiesta por el Señor de Girón continúa en Azuay hasta el 27 de noviembre

Desde hace dos décadas, los migrantes se ofrecen como priostes de la celebración por el Señor de Girón. Foto: cortesía Gabriela Cañar.

Desde hace dos décadas, los migrantes se ofrecen como priostes de la celebración por el Señor de Girón. Foto: cortesía Gabriela Cañar.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Lineida Castillo
Redactora
(F-Contenido Intercultural)

El festejo en honor al Señor de Girón, en el cantón del mismo nombre en Azuay, se prepara con tres meses de anticipación. Nada se improvisa. Los priostes, personajes y encargados de la comida y música planifican su participación.

Es la fiesta cultural y religiosa más larga de Azuay. Como cada año, dura seis semanas (empezó el 20 de octubre y terminará el 27 de noviembre). Durante esos días, los habitantes despiertan con el incesante estruendo de cohetes.

Es la alerta que hace el Fiesta Alcalde, que es el prioste principal, para invitar al pueblo a que se congregue en su casa. Cada semana hay una pareja de priostes –que generalmente son migrantes que viven en EE.UU.– y que llegan para vivir esta expresión de fe o delegan a un familiar. No hay justificación para no participar

Esto ocurrió con la pareja de esposos José Crespo y María Guamán, priostes de la cuarta semana que concluyó ayer (13 de noviembre del 2018). No estuvieron en la fiesta, pero financiaron todos los gastos y delegaron la responsabilidad a su familiar Rosa Crespo.

Esta quinta semana ocurre algo similar. Los Fiesta Alcaldes, Manuel Gallegos y Angelita Naula son representados por Hugo Laso y Marina Shinín. Esta pareja recibe hoy (14 de noviembre) la urna con la imagen religiosa y el Bastón de Mando por parte de la Vicaría de Girón.

Desde hace dos décadas, los migrantes se ofrecen como priostes de la celebración por el Señor de Girón. Foto: cortesía Gabriela Cañar. Foto: cortesía  Gabriela Cañar.

Desde hace dos décadas, los migrantes se ofrecen como priostes de la celebración por el Señor de Girón. Foto: cortesía Gabriela Cañar. Foto: cortesía Gabriela Cañar.


Para ellos es una gran fiesta y sacrificio en honor a su patrono, considerado milagroso principalmente por los migrantes que se encomiendan a él para los viajes. “Como agradecimiento por ese amor y protección le ofrecemos esta fiesta”, dice Shinín.

Según los registros históricos, durante la Colonia los españoles creían que esta imagen era milagrosa. La llamaban también El Señor de las Lluvias, porque lo invocaban para que proteja las tierras de las inundaciones, al ganado de las enfermedades y para que llueva en los veranos prolongados.

El Fiesta Alcalde financia todos los actos religiosos y culturales que se cumplen en la iglesia y en su casa. La Vicaría está por encima de los preparativos y también acepta el pedido para ser Fiesta Alcalde.

Durante toda la semana de festejos, al prioste mayor le acompañan otros 15 personajes que cumplen papeles específicos, como los incierros (priostes menores) o las platilleras (el grupo más grande).

Ellas son las damas de la imagen religiosa y hacen de protocolo y corte de honor. Visten el traje de la chola cuencana y llevan en sus manos una maceta adornada con papel brillante. Presiden los desfiles, procesiones y acompañan en el altar.

La esposa del Fiesta Alcalde viste el mismo traje. Hugo Laso y Marina Shinín empezaron su labor el lunes, con el recibimiento de la leche. Esta actividad está a cargo del Cabecilla de la Leche, quien semanas antes invita a los propietarios de ganado a que colaboren.

Ese día recaudaron 35 000 litros de leche y a cambio invitaron a los donantes a la fiesta los siete días. Con ese producto elaboraron el dulce y el queso que se reparte durante el desayuno. Para Víctor Cabrera, párroco de Girón, esta muestra es parte del sacrificio de los devotos por amor y fe al Señor de Girón.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)