26 de abril de 2017 20:50

Una exposición del Quito de antaño se inauguró en el parque Qmandá

La exposición, que cuenta con más de 100 fotos, captadas por profesionales y por caminantes, es el resultado de un proyecto que se ha realizado a lo largo de un año, que consiste en recorrer ocho rutas y redescubrir los encantos del Quito antiguo.

La exposición, que cuenta con más de 100 fotos, captadas por profesionales y por caminantes, es el resultado de un proyecto que se ha realizado a lo largo de un año, que consiste en recorrer ocho rutas y redescubrir los encantos del Quito antiguo. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
María Belén Merizalde
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una exposición fotográfica, de lugares que no necesariamente responden a los cánones de sitios turísticos de la ciudad de Quito, se inauguró la tarde de este miércoles 26 de abril de 2017 en el parque Qmandá, bajo el nombre ‘Desvíos de una ciudad’.

La exposición, que cuenta con más de 100 fotos, captadas por profesionales y por caminantes, es el resultado de un proyecto que se ha realizado a lo largo de un año, que consiste en recorrer ocho rutas y redescubrir los encantos del Quito antiguo.

Tras una investigación realizada por el colectivo ciudadano Por el Puente de Piedra, se identificaron ocho lugares que deben ser conocidos por las nuevas generaciones y recordados por quienes conocieron los sitios de antaño. Estos son: la Loma Grande, San Sebastián, El Panecillo, El Machángara, la Ruta Libertaria, Luluncoto, la Chorrera y El Censo.

En una parte de la exposición se pueden observar dos fotografías correspondientes al antes y al después de un mismo espacio. Allí los visitantes pueden recordar o aprender lo que existía hace algunas décadas y lo que hoy hay en ese lugar.

"Esta exposición busca redescubrir nuevos patrimonios de la ciudad, nos permite analizar cómo los procesos de desarrollo marginan ciertos espacios físicos y sociales y con esta marginación nos obligan a perdernos historias y cultura", explicó Juan Francisco Segovia, responsable de los programas culturales del parque Qmandá.

Las fotografías cuentan por sí solas las historias que se vivían en el Quito antiguo e invita a recorrer esos lugares, a perder el miedo y romper los estigmas de que son lugares peligrosos o poco llamativos. En cada una de las rutas plasmadas en la exposición se puede observar la belleza de la combinación del Quito de ayer y de hoy.

Mapas gigantes fueron colocados en otra parte de la exposición para indicar a los visitantes en qué parte se encuentran localizados los sitios que pueden observar a través de las fotos. Esta galería permanecerá abierta al público hasta el mes de julio de 2017.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)