30 nuevas especies marinas y ecosistemas frágiles son hallados en las profundidades de Galápagos

30 especied de invertebrados marinos fueron descubiertos en Galápagos

30 especied de invertebrados marinos fueron descubiertos en Galápagos

30 especied de invertebrados marinos fueron descubiertos en Galápagos. Foto: Ocean Exploration Trust

Cuatro especies de langostas okupa, una de coral gigante, diez de corales de bambú, tres de octocorales, una de estrella de mar quebradiza y 11 de esponjas son parte de las 30 especies de invertebrados marinos que se descubrieron en las islas Galápagos. Estos resultados, obtenidos en una expedición realizada en el año 2015, fueron publicados este lunes 17 de agosto del 2020 en la revista internacional Scientific Reports.

Para encontrar a estas especies, los investigadores tuvieron que descender hasta 3 400 metros y fue necesario utilizar vehículos submarinos operados remotamente (ROV). Durante 10 días, los especialistas estuvieron a bordo del crucero E/V Nautilus, un buque de investigación especializado en la exploración de las profundidades marinas. Esta es la primera vez que se explora tres montañas submarinas, que no rompen la superficie, situadas alrededor de las islas Darwin y Wolf.

30 especied de invertebrados marinos fueron descubiertos en Galápagos. Foto: Ocean Exploration Trust

Danny Rueda, director del Parque Nacional Galápagos, explica que las profundidades de Galápagos albergan algunos de los hábitats más diversos del archipiélago, que sustentan la biodiversidad de las islas. Mediante esta exploración se descubrió comunidades submarinas que se encuentran entre las profundidades de 290 y 3 373 metros.

Según el PNG, los investigadores hallaron múltiples hábitats frágiles como los jardines de esponjas de cristal, jardines de coral y colonias de coral de agua fría. Estos son considerados Ecosistemas Marinos Vulnerables por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

30 especied de invertebrados marinos fueron descubiertos en Galápagos. Foto: Ocean Exploration Trust

“Este hallazgo confirma que Galápagos es un laboratorio viviente con procesos biológicos y ecológicos en curso y aún por explorar, que lo convierten en un sitio excepcional que amerita todos nuestros esfuerzos para ser conservado”, sostiene Paulo Proaño, ministro del Ambiente y Agua (e).

Esta investigación fue un trabajo de la Fundación Charles Darwin, en colaboración con la Dirección del Parque Nacional Galápagos y el Ocean Exploration Trust. También contó con el apoyo de la Oficina de Exploración e Investigación de la NOAA para financiar el Programa de Exploración del E/V Nautilus, el Helmsley Charitable Trust y la Fundación Gordon y Betty Moore.