26 de septiembre de 2019 00:00

Esmeraldas organiza la sexta edición del retorno al palenque

Los habitantes de Portete se organizan para recordar la llegada de Alonso de Illescas a Esmeraldas hace 466 años. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

Los habitantes de Portete se organizan para recordar la llegada de Alonso de Illescas a Esmeraldas hace 466 años. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4
Marcel Bonilla

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Unas 30 organizaciones afroecuatorianas preparan el denominado retorno al palenque de la libertad, que recuerda la llegada del primer barco negrero a las costas del recinto Portete, en Muisne, sur de la provincia de Esmeraldas.

Han pasado 466 años de ese acontecimiento, pero desde hace seis las organizaciones afroecuatorianas empezaron una celebración para recordar el hecho histórico, con cantos, al son del bombo y maracas.

De acuerdo con la historia, en octubre de 1553, un barco que zarpaba de Panamá rumbo a Perú naufragó en la ensenada de Portete; estaba liderado por el cimarrón Antón, quien fue sucedido en 1555 por Alonso de Illescas, tras su muerte.

Illescas lideró un grupo de 23 negros y cimarrones (17 varones y 6 mujeres), los primeros esclavos en lograr su libertad en esta parte del continente americano, explica el escritor Juan Montaño Escobar.

Durante la recordación se hace una remembranza sobre quiénes eran los que viajaban en el navío, que presuntamente buscaba agua y provisiones.

Para este 2019 se tiene prevista la celebración este 9 de noviembre, con la participación de los municipios de Esmeraldas y Muisne, y la Dirección de Patrimonio Cultural de Esmeraldas.

El periplo empezará a las 06:00 del 9 de noviembre en la parroquia Bolívar, en Muisne. Los más de 300 asistentes llevarán antorchas encendidas y en Portete harán la ceremonia llamada Retorno al palenque de la libertad, acompañada de décimas, cantos y poesías.

Uno de los decimeros es Linver Nazareno, director de Cultura del Municipio de Muisne, que ha compuesto más de una decena de décimas dedicadas al pueblo afro. “Esta es una forma de decirle al mundo, aquí estamos recordando nuestra historia y reconociendo nuestros orígenes africanos”, señala Nazareno, quien también enseña danza y marimba.

Se ha organizado una romería con cantos y rituales, para encomendarse a sus ancestros. Esta vez se hará en noviembre debido a que demanda tiempo para su preparación.

El primer año del recordatorio (2013) se hizo con el apoyo financiero de la Defensoría del Pueblo, pero ahora buscan sumar a la Casa de la Cultura, organizaciones afros y grupos que trabajan en el fortalecimiento de la cultura.

Mary Quiñónez, integrante de la organización Mujeres Afros y Diversas de Esmeraldas, explica que se recordará a los 23 afrodescendientes, que al mando de Alonso de Illescas, arribaron a Portete.

Una de las propuestas de las organizaciones es realizar el próximo año un acto internacional. Pero se trabaja para que la Unesco declare a esa zona de Muisne como Patrimonio Tangible de la Humanidad, por lo acontecido en Portete.

Oswaldo Arroyo, uno de los organizadores, explica que para lograr esa declaratoria se necesita una evidencia física, por eso, gestionan que un equipo de buzos rastree el fondo de la costa de Portete para encontrar rastros del barco en el que llegaron los negros.

Para la conmemoración se hará la Noche del fogón, en la que se cocinará un tapa’o de pescado seco (nanaó), con plátano verde, agua de limoncillos endulzada con panela.Será servido en platos de mate como se lo hacía antes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)