7 de septiembre de 2018 18:23

La banda mexicana Zoé trae 21 años de rock 'espiritual' a Quito

La agrupación mexicana brindó una rueda de prensa este viernes 7 de agosto del 2018, en un hotel de la capital, previa a los conciertos que presentarán hoy en Quito y mañana 8 de septiembre, en Guayaquil. Foto: Cortesía Universal Music.

La agrupación mexicana brindó una rueda de prensa este viernes 7 de agosto del 2018, en un hotel de la capital, previa a los conciertos que presentarán hoy en Quito y mañana 8 de septiembre, en Guayaquil. Foto: Cortesía Universal Music.

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Karol Noroña
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El rock and roll es más que el sexo, el alcohol y las drogas. Para cinco veinteañeros mexicanos que, en los tempranos 90, buscaban su identidad musical y levantar la bandera del rock alternativo e irreverente en una nación poblada de conflictos, narcotráfico y corrupción política, ese consejo se volvió un estatuto.

Así lo afirmó la banda mexicana Zoé este viernes 7 de septiembre del 2018 en una rueda de prensa que se desarrolló en un hotel de la capital previa a los conciertos que presentarán hoy en el Teatro del Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana de Quito y mañana en el

Ahora, adultos, León Larregui, Rodrigo Guardiola, Ángel Mosqueda, Sergio Acosta y Jesús Báez, integrantes de la agrupación, se sitúan a la vanguardia de los nuevos sonidos pero mantienen la esencia de su rock “espiritual”. Poco les importa agradar, los mueve hacer eso que los ha mantenido unidos durante 21 años: la música.

Lo convencional es, sin duda, una palabra ajena si se trata del recorrido musical de la agrupación. Influenciados por bandas de alto calibre internacional como The Beatles, Pink Floyd y Oasis, los músicos mantienen una arteria sonora “psicodélica” que explora la mexicanidad, la independencia y el ímpetu por explorar emociones globales, las relaciones humanas y la realidad latinoamericana. Se refleja en ‘Aztlán’, sexto álbum de estudio que Zoé presentó el pasado 19 de abril del 2018 con un recital sorpresa en La Glorieta de los Insurgentes, ubicada en Ciudad de México.

‘Aztlán’ es volver al origen. Fue encontrar esa familiaridad que tenemos porque nos conocemos desde la secundaria y llegó en un momento de cambio no solo para nosotros, sino para el mundo. Vino una transición política en México, el vecino del norte que instauró un muro...una etapa de conflictos.

Video: YouTube, cuenta: Franco.

Entonces las 12 canciones que escuchas en el disco es recobrar los orígenes, redescubrirte y valorar la riqueza cultural”, comentó Larregui, vocalista de la agrupación.

Desde sus inicios, Zoé se ha caracterizado por ser una banda, sobre todo, estética y hermética. Fue en ‘Panoramas’, un documental audiovisual -cuya producción la lideró el baterista Rodrigo Guardiola- que los músicos abrieron una ventana hacia el corazón de la agrupación fuera de los escenarios.

Durante más de seis años, se elaboró un registro que definen como “una crónica de la memoria”. Los procesos creativos de sus integrantes se matizan con sus experiencias personales, la búsqueda de nuevos sonidos y la autenticidad. Pero eso lo aprendieron con el tiempo y lo recuerdan con una anécdota.

No tenían aún un álbum en el horno y se alistaban para un show en un bar inglés. Por coincidencias de la vida, dice Larregui, los dueños del lugar conocían a los integrantes de la banda británica Blur. Emocionados, cuentan, querían que la agrupación escuche su música. Así fue, Blur observó y oyó a Zoé. Al término del show, los conocieron personalmente y León preguntó al vocalista Damon Albarn si le gustó.

Video: YouTube, cuenta: Mantarrayafilms.

“¿Cuál fue la respuesta? ¡Pues no le gustó!?”, comenta entre risas. “Pero no quedó ahí. Damon me explicó por qué no le había gustado lo que hacíamos y lo que hizo fue pasarme sus ‘tips’ a nivel lírico y métrico. Fue más bien algo constructivo y me dijo algo más. El rock and roll no es solo sexo, alcohol y drogas. Si queríamos encontrar un lugar en la escena musical, el trabajo iba a ser duro. Y así fue”, dice el cantante.

Para Guardiola, en cambio, fue una señal de que una banda debe aprender a aceptar las críticas. “Venga de Damon o de quién sea, pienso que eso demuestra que éramos unos chavos con ganas de superarse, de aprender y de ganarse un lugar en el mundo de la música latinoamericana”, asegura.

Zoé vive una nueva etapa: madura, exploratoria, con ganas de más música. Frente a la ola del 'mainstream' musical, liderado por el género urbano, los mexicanos seguirán afianzando su sonido en el rock.

Después de grabar un álbum en Panoram Estudios, un espacio íntimo en el que incorporaron a Craig Silvey, un productor que ha trabajado con bandas como Arcade Fire, el conjunto cantará canciones como Azul, Venus, Hielo y Renacer, de su reciente álbum, y, aseguraron, no faltarán clásicos como Vía Láctea, Últimos días y Arrullo de estrellas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (1)