Hallan cadáver en la laguna de La Alameda
Un reo en Texas pide que se retrase su ejecución par…
Distribución de gas en Quito aún no se normaliza; es…
Gobierno colombiano investiga posible muerte del jef…
Los casos de covid-19 siguen en aumento, aunque sin …
Terminal de Carcelén con poco movimiento este sábado…
Madre con presunto problema mental asesinó a su bebé…
Ecuatoriano murió durante sometimiento policial en E…

Seguidores de Julio Jaramillo le rindieron homenaje en su tumba

En el Cementerio General de Guayaquil, Luz Maria Y Margot Toral cantan en el tributo a Julio Jaramillo por los 36 años de su muerte. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

En el Cementerio General de Guayaquil, Luz Maria Y Margot Toral cantan en el tributo a Julio Jaramillo por los 36 años de su muerte. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Bajo un cielo nublado y en medio de dos edificios de nichos, seguidores de Julio Jaramillo se dieron cita esta mañana en su tumba, para rendirle homenaje. Hace 36 años, el Ruiseñor de América murió en la clínica Domínguez, en el centro de Guayaquil por, según el acta de defunción, un paro respiratorio y renal.

Con gafas oscuras y secándose las lágrimas con un pañuelo blanco, Sonia Cassinelli miraba de pie el homenaje a JJ. “Me recibió con una serenata”, dijo sonriendo al recordar a su esposo. Hoy ella hubiera cumplido 48 años de matrimonio con Luís Villamarín, quien murió hace tres meses.

Para ella fue una sorpresa. Había olvidado que venía fielmente a cantarle a su artista preferido en su tumba. “Él siempre admiró a Julio Jaramillo, se sabía todas sus canciones”. Por eso, para Cassinelli todo el escenario de nichos y mausoleos blancos era conmovedor.

Mientras ella narraba la felicidad que sentía su exconyugue, Luis Mosquets la interrumpió y comentó que su cuñado José Correia también estaba allí sepultado. Los restos mortales de su familiar están muy cerca de la tumba de JJ. Entre los nichos hay una fila de mausoleos que encabeza la tumba de JJ.

Correia, memoró Mosquets, era un pescador portugués que hablaba que se enamoró de la música del artista guayaquileño. “Él está también cantando y aquí todos somos cantantes, Julio sabe que lo hacemos de corazón”, expresó.

Las cerca de 100 voces que coreaban las canciones que interpretó JJ eran dirigidas por José Solano, director y requintista del grupo musical que lo homenajeaba. Las hermanas Luz María y Margot Toral interpretaron las canciones que, una a una, las personas pedían. Entre los temas destacó ‘Azabache’.

Aunque el espacio es estrecho y pequeño, los seguidores de JJ se daban un lugarcito, para que todos estuvieran lo más cerca del Ruiseñor de América. Unos sentados sobre las rejas que cercan los mausoleos; otros en el segundo piso de uno de los bloques de nichos. Ellos tenían previsto quedarse hasta las 19:00 de este domingo, o hasta que cerraran el Cementerio General, según indicó Rubén Macías, presidente del grupo que rinde homenaje a JJ, todos los 9 de febrero.