Víctor Figueroa, a sus 38 años, es un ejemplo para l…
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 27 de …
Paula Fulton: ‘El teatro nace con el otro, con el grupo’
82% de reos no asisten a programas educativos
Seis municipios destinarán recursos contra el crimen
El acceso al bono de orfandad es un viacrucis
Ecuador mantiene un bajo nivel de dominio del idioma inglés
Temporada de ofertas arranca con más horas de compras

Quito tendrá otro show romántico

Cantar al amor y a la desilusión ha sido la receta que ha llevado a la fama a Ricardo Montaner y a Myriam Hernández. Estos dos latinos se han inspirado en las relaciones de pareja para crear sus canciones y conquistar los corazones de sus fanáticos.

Aunque sus carreras iniciaron a finales de los años 80, sus temas continúan sonando en medios de comunicación y en las plataformas virtuales.

Estos artistas han marcado su trayectoria con temas como Mio, de Myriam Hernández, o Me va a extrañar, de Montaner.

El argentino-venezolano Ricardo Montaner (Héctor Eduardo Reglero, nombre verdadero) inició su carrera musical en Venezuela, a los 18 años.

En 1986 tuvo que dejar su verdadero nombre para convertirse en Ricardo Montaner. Un nombre que se ha convertido en sinónimo del romanticismo.

“Vamos a dejarlo todo atrás, mírame a los ojos y bésame como antes…” es una de las frases de su canción Vamos a dejarlo que se hizo popular en 1987, cuando lanzó su primer LP (long play).

A pesar de que han pasado más de 20 años desde que esta melodía sonara por primera vez y 12 desde que Sofía Estrella, fanática de 30 años, la escuchara, no ha pasado de moda.

Para Estrella, las canciones de Montaner son más que “letras y acordes”, se han convertido en parte de su vida y asegura que en varias ocasiones sintió que sus relaciones amorosas se reflejaban en ellas.

Pero Estrella no solo ha llorado con estos temas musicales, también se ha enamorado platónicamente del artista, quien tiene seis hijos y se ha casado dos veces.

Su primer matrimonio fue con Ana Vaz en 1986, pero su unión duró poco debido a la vida de artista que tenía Montaner. Su segunda (1989) y actual esposa es Marlene Rodríguez, con quien tiene tres hijos.

Aunque Montaner continúa cantando sus tradicionales melodías, ahora su repertorio también incluye temas a Dios, ya que en el 2001 se convirtió en cristiano, luego de conocer a un niño en un hospital de Uruguay y rezar por él para que se rehabilitara. La mejoría del niño hizo que Montaner no solo se cambiara de religión sino que también apoyara a fundaciones médicas e incentivara proyectos cristianos.

“El hombre que yo amo tiene algo de niño, la sonrisa ancha, tierna la mirada’”, así inicia una de las canciones más populares de Myriam Hernández. Esta chilena de 43 años ha conquistado al mundo con sus tristes canciones que reflejan el sentimiento de los enamorados.

La balada a definido su estilo musical y en varias ocasiones ha sido catalogada como la ‘Baladista de América’ por los locutores de radios de su país.

Su voz fuerte y triste hizo que su primer disco pegara en Chile. En 1988 inició su carrera y su álbum homónimo la llevó a la cima. Con ‘Myriam Hernández I’ logró un disco de Oro por las ventas, 125 000 copias en Chile. Un año más tarde consiguió cuádruple disco de platino por las ventas en América Latina y para diciembre de ese mismo año se ubicó entre los 20 discos más vendidos del mundo latino.

Su sentimiento para interpretar las canciones, muchas de ellas de su propia autoría, la fueron posicionando entre el público que la seguía.

En Ecuador también tiene sus fans que gustan de sus temas. María Gordón, de 37 años, no tiene mejor elección que las melodías de Hernández al momento de ir a un karaoke con sus amigos.

Su canción favorita es Ay Amor y dice que se acuerda de esta canción desde que era niña y su madre la escuchaba mientras arreglaba su casa. “En mi casa no había mejores canciones que las tristes para limpiar en un domingo”.

Cree que por haber crecido con temas de esta artista ha hecho que Hernández sea una de sus favoritas.

Myriam Hernández ha compuesto varias de sus canciones para su esposo Jorge Saint, con quien se casó cuando tenía 25 años. Tiene dos hijos y ella ha dicho que ser madre es una de las mejores etapas que ha experimentado.

Aunque su género siempre ha sido la balada, sus canciones románticas tuvieron un nuevo sonido en el disco ‘+ y más’, donde mezcló la balada, con el pop y la electrónica, pero sin dejar de lado el amor en el fondo de sus temas.

Estos dos artistas románticos se presentarán este viernes 8 de octubre, a las 20:00 en la Plaza de Toros Quito. Las entradas están ya a la venta en todas las tiendas de Musicalísimo.

Ricardo Montaner

Yo que te amé, 1987

Es el momento acércate a mí,

quiero ver tu cara hablar de ti y de mí

A veces parece que tratas de correr

y alejarte de mí, no sabes fingir…

Mírame… no me evites más, por qué tanta vergüenza….

Tengo mi razón ya en las noches no me sientes y sin alma te entregas….

Yo, que te amé con ilusión

que te di mi corazón

No merezco que pretendas olvidarme…

Myriam Hernández

Eres, 1988

Yo quisiera decirte mil cosas

Y quiero decirlo cantando

Eres distinto y me gustas

Eres alegre y me gustas

Eres todo para mí.

Eres, mi talla perfecta

Eres la luz de mis sueños

Eres mi mundo pequeño

Eres todo para mí.

Eres como el horizonte

Eres como la nostalgia…

Suplementos digitales