Mueren once estudiantes en Indonesia al caer a un río
Tres muertos por sismo de 4.8 en Bali
Pablo Mora: ‘De todo hay cómo vivir si te lo ingenias’
Claves para ingresar al sistema de la ANT iban al me…
Bancadas modulan posturas frente a proyecto económic…
‘Diésel a USD 2 para buses, la nueva propuesta en discusión’
Más personas acuden a los bancos de alimentos en Qui…
Arturo Espinosa: ‘No puedo trabajar porque me paso l…

‘Mis huellas a casa’, la odisea de 800 kilómetros de Bella

Jonah Hauer-King y Alexandra Shipp, en una escena. Foto: Outnow.ch

Jonah Hauer-King y Alexandra Shipp, en una escena. Foto: Outnow.ch

Shellby es el nombre original de la perra que interpreta a Bella. Foto: Outnow.ch

La obra de W. Bruce Cameron, autor de una amplia colección de novelas caninas escritas para humanos, llegó por primera vez a la pantalla grande en 2017, con el estreno de ‘La razón de estar contigo’.

Dos años más tarde, Hollywood sigue bebiendo del éxito editorial de Cameron y ahora pone en escena ‘Mis huellas a casa’, otro edulcorado relato animal diseñado para complacer a la familia, pero, sobre todo, al segmento ‘dog lover’ del público.

La película sigue la historia de Bella, una cachorra huérfana que ha sido criada por gatos hasta que, finalmente, es rescatada por Lucas (Jonah Hauer-King), un estudiante de medicina.

El filme recurre a Lupita Leal (en la versión en español) para darle voz a Bella, que se convierte en la narradora de su propia historia.

La relación entre Lucas y Bella se resume en una elipsis temporal llena de anécdotas, caricias, cálidas mantas y pequeños bocadillos, hasta que las circunstancias hacen que Lucas, en un intento por protegerla, lleve a Bella a un lugar lejos de casa, donde su mascota termina extraviándose.

Jonah Hauer-King y Alexandra Shipp, en una escena. Foto: Outnow.ch

Eso dará inicio a una travesía de más de 800 km a través de la geografía rural de Colorado en la que Bella no dejará de narrar cada emoción y detalle, aún aquellos que resulten obvios para el espectador, mientras intenta volver con Lucas.

El clima es un recurso para marcar el tiempo que Bella pasa a la intemperie tratando de adaptarse y sobrevivir. En el camino hará nuevos amigos, pero también se enfrentará a varios peligros.

La animación a la que se recurre para crear algunos personajes y humanizar la expresión de la protagonista resultan demasiado artificiales, en un melodrama canino que no tendrá problemas en encontrar el camino hacia la fibra más sensible del público.

Suplementos digitales