Flores: Hay un reto para ejecutar política pública d…
Un militar está implicado con banda de sicarios en Durán
Asaltos ocurridos en Guayaquil quedan registrados en videos
Manifestantes avanzan hasta la av. 24 de Mayo en Quito
Asaltantes roban camioneta de un garaje en Quito
Cinco estrategias que optimizan la movilidad en otra…
Karl Egloff : ‘La preparación mental ayuda a aguanta…
Argentina confirma primer caso de viruela del mono

‘De la Tierra’, más que sorpresa una promesa

De la Tierra, la nueva banda de los rokeros latinoamericanos. Foto tomada de Facebook delatierramusic

De la Tierra, la nueva banda de los rokeros latinoamericanos. Foto tomada de Facebook delatierramusic

Álex González (Maná), Sr. Flavio (Fabulosos Cadillacs), Andrés Giménez (Animal, D-Mente) y Andreas Kisser (Sepultura) se tomaron un receso de sus proyectos para dar forma a esta producción discográfica con 11 temas.

La parte interpretativa es de alto octanaje. Pese a que González y Flavio provienen de mundos opuestos al metal, su participación es tan o más relevante que la de sus colegas veteranos de la distorsión. Por eso, si algo hay destacable en esta placa será la sección rítmica, que no se encasilla en la rigidez que puede suponer el ­metal, pues entre ambos miembros hay una dosis correcta de otras influencias, especialmente de naturaleza latina.

Por su parte, Kisser y Giménez, la delantera creativa del grupo, acuñaron temas que si bien fueron creados en el increíble lapso de un mes, no terminan de definir un sonido propio para el grupo. Ahora bien, en ‘De la Tierra’ se encontrarán cortes musicales ­memorables como cosmo­nauta quechua, Maldita historia, Santo asesino o Chaman de Manaus. De alguna forma, estos dan luces de un camino que se aleja de la receta obvia de mezclar Sepultura con Animal en una olla.

Si se piensa en el contexto en que se crearon los temas -aquel de componer por separado antes de grabar y acoplarse como banda en no más de cinco semanas- este disco es una producción totalmente seminal para el futuro. Si las fichas se juegan correctamente, González y Flavio tendrían más peso en la composición y Kisser participaría más con sus gritos de portugués diametralmente opuesto a fados tristes o bossa novas delicados.

En definitiva, esta placa es una buena noticia para el metal latino, sin embargo, es una de esas que se encuentran todavía en desarrollo.