Hombre recibe prisión preventiva por supuesto tráfic…
Volcamiento de vehículo en Quito deja una persona afectada
Ceniza del volcán Sangay caerá en Morona Santiago
Ministros analizan reactivación de los ferrocarriles…
Joven mujer murió durante entrenamiento en gimnasio
Edward Snowden recibe su pasaporte de ciudadano ruso
Pico y placa en Quito: Restricciones para este viern…
Envíos de oro ascendieron a 12 toneladas

Daddy Yankee demostró que sigue siendo El Jefe en Quito

Daddy Yankee se presentó en Quito este miércoles 5 de octubre de 2022. Foto: Evelyn Jácome / EL COMERCIO

No hubo un solo espacio vacío y ni una sola persona se quedó sentada durante las más de dos horas que duró el concierto de Daddy Yankee, en el Estadio Olímpico Atahualpa, el 5 de octubre del 2022.

El reguetonero puertorriqueño de 46 años puso a perrear a hombres y mujeres con un show repleto de energía y color.

Desde las 15:00, las personas comenzaron a llegar al estadio y a las 19:30 el lugar estaba prácticamente lleno. Durante toda la tarde sonó reguetón de fondo y los asistentes empezaron a calentar motores.

A las 21:40, el 'Big Boss' salió al escenario y la rompió. Su primera interpretación fue el tema Campeón.

El público, en su mayoría entre 25 y 45 años, no se cansó de corear éxitos como Rompe, Machucando, Lo que pasó pasóRumbatón y Ella me levantó.

A pesar del frío no faltaron los atuendos sexys como mini faldas, shorts diminutos, puperas y vestidos apretados. 

También hubo jeans rotos, ropa holgada y accesorios dorados como collares.

Los asistentes también vibraron al ritmo de Mayor que yo, Mami no me dejes solo, Tu príncipe, Yo voy, Sal y perrea y Soltera.

Este concierto es parte de la gira La Última Vuelta World Tour, con la que 'el rey del reguetón' le dice adiós a los escenarios.

Tiene programados 89 espectáculos como parte de esta gira que comenzó el 16 de julio de 2022 y se extenderá hasta el 8 de enero de 2023.

Dos de las canciones que más hicieron bailar fueron Llamado de emergencia y Shaki Shaki.

El cantante, quien de niño soñaba en convertirse en beisbolista profesional, fue el rey del escenario y demostró toda la experiencia que ha acumulado en sus 32 años de carrera.

El concierto terminó con una dosis de Gasolina y una explosión de juegos pirotécnicos. 


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News