25 de agosto de 2018 12:14

Elefantes maltratados completan tres años en primer santuario de Suramérica

Imagen referencial. El parque natural Chapada dos Guimaraes en Mato Grosso acoge a elefantes que han sido víctimas de maltrato. Foto: AFP.

Imagen referencial. El parque natural Chapada dos Guimaraes en Mato Grosso acoge a elefantes que han sido víctimas de maltrato. Foto: AFP.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Elefantes maltratados en circos y zoológicos completan tres años en el primer santuario suramericano que acoge la especie y está ubicado en el parque natural Chapada dos Guimaraes, un ecosistema que remite al hábitat de estos mamíferos en las sabanas africanas y asiáticas.

"Somos el primero de Suramérica con el objetivo de proporcionar bienestar a los elefantes que pasaron su vida en pequeños recintos de cautiverio", señaló Junia Machado, presidenta de la organización no gubernamental encargada del Santuario de Elefantes Brasil (SEB).

El parque natural Chapada dos Guimaraes, en la ciudad homónima de Mato Grosso (occidente), ofrece a los elefantes "un amplio espacio en ambiente natural, la compañía de otros animales y cuidados veterinarios".

"Aquí, ellos pueden volver a comportarse como elefantes, después de haber sido retirados de sus familias cuando eran crías en Asia y África y traídos para nuestro continente, para vivir en espacios totalmente inadecuados para esas especies", relató Machado.

El SEB comenzó a funcionar en una antigua hacienda ganadera de más de 1 100 hectáreas de colinas y pequeños valles, con sabanas y laderas que cuentan todavía con el pasto que fue plantado para alimentar al rebaño bovino que se criaba en ese lugar.

Además, el santuario tiene nacimientos de agua, un riachuelo, vegetación diversificada y un clima ideal, con temperaturas mínimas y máximas similares a sus lugares de origen y propicias para acoger a los elefantes.

El santuario, dividido en cinco sectores, está cercado en su perímetro con tubos de acero, sin sistema eléctrico o alambres de púas que puedan herir a los animales y permiten que otras especies de la vida silvestre puedan interactuar en el mismo ecosistema.

Maia y Guida, las primeras elefantas que llegaron al santuario, son de origen asiático y tienen, respectivamente, 46 y 44 años.

Las dos elefantas completarán en octubre tres años en el SEB después de casi cuatro décadas de trabajo forzado en circos y, de acuerdo con Machado, su "transformación física y emocional" durante su estadía en la nueva morada es "notable".

"Ellas abrazaron sus nuevas vidas, dejando el pasado hacia atrás, y ahora podrán recibir y dar apoyo a los nuevos residentes", comentó la especialista en alusión a los siete elefantes que son esperados en el santuario.

Después de Maia y Guida, el SEB espera a Ramba, de 50 años de edad y que vendrá del Parque Safari, en Rancagua (Chile), a donde llegó después de ser rescatada.

Ramba ya recibió la autorización de las autoridades brasileñas y deberá ser transportada en avión hasta Brasilia y luego por vía terrestre hasta el SEB.

Otros seis animales esperan las respectivas autorizaciones en Argentina. Se trata de Pocha, Guillermina, Kenya y Tamy, de Mendoza; Merry, de Entre Ríos, y Mara, de la capital Buenos Aires.

La fase final en construcción del SEB, que se sustenta de donaciones de voluntarios y patrocinadores internacionales bajo la conducción de Global Sanctuary for Elephants (GSF) y ElephantVoices, será destinada a los machos africanos, los mayores mamíferos terrestres del planeta.

Las organizaciones mundiales luchan por preservar la especie y disminuir los riesgos de extinción, después de la población de elefantes africanos caer en un 96% y alertar sobre el desequilibrio ambiental, como consecuencia de la búsqueda del codiciado marfil de sus colmillos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)