23 de octubre de 2017   13:06

Un elefante marino aparece en río del cantón Milagro

Un lobo marino que está varado en uno de los brazos del río Milagro en Guayas. Autoridades intentan rescatar al animal, cuya presencia es inusual en el país. Foto: cortesía ECU 911.

Un elefante marino que está varado en uno de los brazos del río Milagro en Guayas. Autoridades intentan rescatar al animal, cuya presencia es inusual en el país. Foto: cortesía ECU 911.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 22
Indiferente 0
Sorprendido 10
Contento 1
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Sobrepasa los tres metros de largo y calculan que tendría unas dos toneladas de peso. Desde las 04:00 de este lunes 23 de octubre del 2017, los habitantes de una zona rural del cantón Milagro (Guayas) dieron la alerta sobre la presencia de un elefante marino en uno de los brazos del río Milagro. El enorme animal causa sorpresa por su descomunal tamaño y su fuerza.

El sistema ECU 911 informó que coordinó el operativo de rescate con bomberos de localidades cercanas, técnicos del Ministerio del Ambiente, de la Policía Nacional y de la Secretaría de Gestión de Riesgos.

En los videos publicados por medios locales se puede observar al animal, varado en el caudal un tanto seco. Desde temprano han intentado rodearlo para brindarle ayuda. El elefante marino responde golpeando su cabeza contra el agua.

Elefante marino

Su presencia causa admiración entre los habitantes del recinto El Cóndor, ubicado entre los cantones Milagro y Yaguachi. Muchos se amontonaron en las orillas para mirarlo y captar algunas fotografías.

“Es extraño verlos por acá. Usualmente habitan en áreas costeras. Parece que se desorientó y fue traído por la marea hasta estos caudales”, explicó a medios locales un miembro de la Policía del Ambiente.

El pasado 13 de septiembre, un lobo marino fue restado de una vivienda, a orillas del río Daule. Por su delicado estado de salud, falleció. Antes, el 2 de agosto, otro pequeño lobo marino fue rescatado en el río Guayas, cerca del Malecón de Guayaquil. Para su tratamiento fue enviado a Santa Elena, donde murió.

“Parece que por el cambio climático estos animales pierden la dirección. Desde temprano la gente ha hecho un cerco para que el elefante marino no avance a la parte más seca del río”, relató a una radio local Miguel Olvera, habitante de Milagro.

La presencia del elefante marino de sur (Mirounga) es eventual en Ecuador. Un estudio de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) indica que no existen poblaciones permanentes y solo hay registros de dos observaciones en el área del Golfo de Guayaquil: una en el río Babahoyo y otra en el Estero Salado, al sur de Guayaquil (2005).

National Geographic explica que existen dos especies de elefantes marinos, el del norte y el del sur. Se caracteriza por su gran tamaño, los machos pueden alcanzar hasta los seis metros de largo y cuatro toneladas de peso. En tanto, las hembras llegan a los tres metros y no pesan más de 900 kilos. 

Es un mamífero carnívoro que principalmente, se alimenta de peces y cefalópodos y es capaz de sumergirse hasta 800 metros; aunque es raro que lo haga y normalmente se lo encuentra a 200 metros de profundidad.

Por su tamaño, tienen pocos depredadores, sin embargo, las hembras y los jóvenes pueden ser víctimas de las orcas y del gran tiburón blanco. Como en muchas especies, su mayor amenaza ha sido la cacería practicada por los humanos. 

De acuerdo a la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el estado de conservación de este animal es de preocupación menor: es decir, que no cumple con los criterios para considerar que la especie está en peligro.

Esto porque en 1892 se tomaron medidas de protección para evitar la extinción de estos animales, luego de que durante ese siglo miles fueran abatidos para exportación de su carne, piel y grasa. 

Pertenecen a la superfamilia Pinnipedia que se caracteriza por su cuerpo alargado, patas cortas, manos y pies en forma de aletas. Los individuos de esta especie están presentes en todos los mares, salvo en el Caribe donde la foca monje del Caribe se extinguió a mediados del siglo XX. 

De hecho, el elefante marino  macho es el más grande de esta superfamilia de animales.

Los elefantes marinos pertenecen también a la familia de los fócidos, es decir, que están adaptados a vivir en medios acuáticos la mayor parte del tiempo, a pesar de ser mamíferos. Salen a la superficie únicamente para reproducirse- entre diciembre y enero en el caso del elefante marino del norte- y entre-septiembre y octubre- en el caso del del sur. También salen a la superficie para cambiar de piel. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (0)