1 de octubre de 2019 14:52

El 'efecto Greta Thunberg' beneficia a los ecologistas en Austria

El jefe del Partido Verde de Austria, Werner Kogler, señala una pancarta que sostiene una niña que dice "Solo tomamos prestada la tierra de nuestros hijos" después de las primeras encuestas de salida en la noche electoral de su partido en Viena, Austria,

El jefe del Partido Verde de Austria, Werner Kogler, señala una pancarta que sostiene una niña que dice "Solo tomamos prestada la tierra de nuestros hijos" después de las primeras encuestas de salida en la noche electoral de su partido en Viena, Austria, el 29 de septiembre de 2019. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El 'efecto Greta Thunberg', la activista sueca convertida en icono de la lucha contra el cambio climático, está cambiando el paisaje político en Austria, donde los Verdes lograron un éxito en las legislativas y podrían participar en el próximo gobierno.

Los militantes ecologistas, eufóricos, celebraron el domingo hasta la madrugada sus resultados, mejores de lo esperado. El 14% que obtuvieron, según las estimaciones, les permite volver al parlamento, del que se quedaron fuera en las legislativas de 2017 porque no alcanzaron el 4% de los votos.

El partido no descarta una alianza con Sebastian Kurz, el conservador que ganó las elecciones y que está buscando una mayoría para gobernar.

“Es su mejor resultado. Naturalmente se enmarca en un movimiento global y Austria no escapa a esta tendencia ” de creciente interés por los partidos ecologistas en Europa, gracias a la movilización ciudadana por el clima, indica Julia Partheymüller, del Centro de Investigación Electoral de Viena.

La 'ola verde', que encarna el éxito de las manifestaciones 'Fridays for future' ('Viernes para el Futuro') , está ganando toda Europa, donde los votantes parecen desconfiar de los partidos tradicionales, tanto de izquierda como de derecha.

Aprovechando esta desconfianza, la extrema derecha logró éxitos importantes en los últimos años en la Unión Europea (UE) pero la preocupación por el planeta podría cambiar el tablero político.

“No dudé en votar por los Verdes, son el único partido que habla del clima y hace propuestas reales. Para mí el clima es la cuestión más importante del momento”, explica Lea Karner, una electricista vienesa de 17 años. En Austria se puede votar a partir de los 16 años.


Cambiar las cosas


“Los Verdes y los socialdemócratas compiten para atraer a los jóvenes”, que el domingo votaron masivamente por los ecologistas, apunta Partheymüller.

En Austria, los debates entre candidatos sobre medioambiente han casi eclipsado otras cuestiones como la inmigración, dominante hace dos años.

Si las proyecciones de los sondeos se confirman, los Verdes solo tendrían cinco diputados menos que la extrema derecha en el nuevo parlamento.

“A nivel europeo estamos ganando puntos. El resultado nos obliga a demostrar que podemos cambiar las cosas”, dice a la AFP Ulrike Lunacek, la exlíder de los Verdes en las legislativas de 2017 y exdiputada europea.

En Alemania, Los Verdes nunca fueron tan populares como ahora y cada vez más gente ve posible un canciller ecologista para suceder a Angela Merkel.

Los partidos ecologistas, progresistas o más conservadores participan actualmente en gobiernos en Suecia, Finlandia y Lituana.

En Austria todavía queda un largo camino por recorrer para permitir un acercamiento entre Sebastian Kurz y los ecologistas, un partido fundado en 1986 por activistas antinucleares, que le piden “un cambio político radical” y compromisos más fuertes en cuestiones sociales y de medio ambiente.

La retórica hostil a la inmigración del líder conservador, de 33 años, no gusta a los militantes ecologistas, que participaron en las manifestaciones contra la participación de la extrema derecha en el primer gobierno de Kurz, entre diciembre de 2017 y el pasado mes de mayo.

“Sí, se necesitarían concesiones reales por parte de los conservadores”, dice Evelyn Schmid-Tarmann, consejera municipal ecologista de la ciudad de Klagenfurt (sur). Pero según ella “ hacer una coalición con Sebastian Kurz es totalmente posible”.

Ulrike Lunacek también cree posible y deseable un acercamiento, siguiendo el modelo de las coaliciones regionales entre conservadores y ecologistas que ya funcionan en las provincias de Tirol, Vorarlberg y Salzburgo.

El presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, que dirigió Los Verdes entre 1997 y 2008, tampoco estaría en contra de la entrada de ministros verdes en el nuevo gobierno.

Austria es un país pionero en agricultura biológica, que ocupa el 25% de los terrenos cultivados (la mayor tasa de la UE) , o energías renovables, aunque todavía está en la cola en lo que respecta a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)