23 de septiembre de 2019 18:59

Estudiante ecuatoriana fue víctima de un ataque racista en Estados Unidos

La ecuatoriana Cristina Riofrío difundió en Twitter el ataque racista que sufrió por hablar español con sus amigas en un restaurante en Savannah (Estados Unidos). Foto: captura.

La ecuatoriana Cristina Riofrío difundió en Twitter el ataque racista que sufrió por hablar español con sus amigas en un restaurante en Savannah (Estados Unidos). Foto: captura.

valore
Descrición
Indignado 91
Triste 1
Indiferente 14
Sorprendido 2
Contento 4
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Para la estudiante ecuatoriana Cristina Riofrío, la noche del sábado 21 de septiembre del 2019 no era distinta de otras. Acudió a un local de comida rápida en Savannah (EE.UU.), donde estudia desde el 2018 junto con sus amigas y conversaban en español. Entonces se volvieron blanco de un ataque racista. 

La joven de 19 años que cursa la carrera de diseño de modas estaba acompañada de tres amigas. Cerca de las 22:00 una le hizo notar que parecía que un estadounidense se estaba dirigiendo a ellas por hablar en español. "Una me dijo, 'creo que este señor nos está insultando'", recuerda. Como respuesta, la ecuatoriana empezó a hablar más alto y él dirigió sus ataques únicamente hacia ella. 

"Le dije que no me podía hablar así y luego él empezó a decir 'Trump, Trump, Trump', me decía que qué he hecho yo por este país que él ha construido este país y que yo básicamente vengo a dañarlo". Aseguró que la ecuatoriana llegó hacia donde estaba "en bote" y en más de una ocasión le insistió en que estaba en Estados Unidos, por lo tanto, debía hablar en inglés

La joven, aconsejada por otra estadounidense que presenciaba lo que sucedía, tomó su celular, grabó lo que sucedió y lo difundió en Twitter. Hasta este 23 de septiembre del 2019 su publicación suma más de 7 800 retuits y su video ha sido más de 484 900 veces. 

"¡Cállate!", le dice el hombre en más de una ocasión a la ecuatoriana. "Habla en maldito inglés, cállate la p... boca". Riofrío le responde que está grabando lo que sucede. "Hazlo, me importa una m...", le dice. 

Las imágenes constatan que al atacante no le importa el ser catalogado como un racista. "Usted es un racista", le dice ella. "Sé que lo soy", responde él. "Y no debería estar orgulloso de eso, no debería estarlo", le increpa la ecuatoriana.

Más allá de captar el incidente en video, Riofrío asegura que alzó su voz para que los encargados del restaurante en el que sucedieron los hechos vean lo que pasaba y actúen. "Él no tiene derecho de hablarme así. Yo estoy legalmente aquí, estoy estudiando aquí", dice la joven a EL COMERCIO.  

En el video se escucha una voz en el fondo que le dice al hombre "voy a tener que pedirle que se retire". Riofrío dice: "Se va a ir ahora, se va a ir. Si no puede tolerarme se va a ir". 

Según la joven, hasta el año pasado no había escuchado de este tipo de ataques. "Estoy aquí desde septiembre (del 2019) y ahorita se puso súper intenso. A mis amigas también les ha pasado y ahora me pasó a mi".  Y pese a que su lengua materna fue objeto de ataque, asegura que no teme hablar en español. 

"Estoy orgullosa de que pude responder. Me siento bien de haberme defendido y me da pena, porque siento que a mucha gente le da miedo responder", dice. En medio del ataque, una de sus amigas empezó a llorar, pero Riofrío le hizo notar "que no hay que demostrar que somos débiles. Hay que defendernos". 

Los usuarios de Twitter han llenado a esta ecuatoriana de mensajes de apoyo en los que resaltan su valentía. "Siento el dolor en tu voz. Hablamos el idioma que nos da la gana", le dice un usuario identificado como Gabriel, mientras que Nancy Bertin escribe: "Estados Unidos está enfermo. Siento lo que están pasando. El español es un lenguaje hermoso". Jason, por su parte, critica el hecho de que las personas "aman gritar 'libertad de expresión' hasta que empiezas a hablar otro idioma a su alrededor". 

La ecuatoriana dice que la mayoría de comentarios que ha recibido son positivos. "He visto uno o dos que me dicen que no debería hablar en español porque es molestoso o porque estoy en Estados Unidos, pero la mayoría me apoyan".

Asegura no tener arrepentimientos de cómo actuó ni de haber difundido el clip y espera poder identificar a su atacante y denunciarlo. "Me parece el colmo que no pueda comer en paz en un restaurante. Somos un montón de latinos en esta ciudad y me parece insoportable tener que lidiar con esto".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (50)
No (9)