9 de marzo de 2020 12:33

Drones, carros-termómetro y robots aliados de China para frenar el covid-19

En China cuentan con máquinas que miden la temperatura del cuerpo de las personas. Foto: Agencia EFE/EPA

En China cuentan con máquinas que miden la temperatura del cuerpo de las personas. Foto: Agencia EFE/EPA

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Drones que sobrevuelan ciudades para fumigar y recordar que es obligatorio llevar mascarilla, carros-termómetro que patrullan las calles y aplicaciones para móvil donde se informa de los casos más cercanos: China ha recurrido a la tecnología como nunca antes para frenar el brote de coronavirus.

Desde hace ya dos meses, muchos ciudadanos del país asiático viven, trabajan y hacen sus compras de forma casi virtual mientras las autoridades vigilan sus movimientos a través de los datos que quedan almacenados en los códigos QR, que indican si una persona corre el riesgo de contraer el virus o si necesita cuarentena.

De hecho, para entrar en ciertos lugares, a veces incluso en la propia vivienda, los ciudadanos no tienen más opción que conseguir uno de estos códigos con sus móviles, mediante populares plataformas de pago como Alipay o de mensajería como WeChat, desarrolladas por los gigantes Alibaba y Tencent, respectivamente.

Ya se están utilizando en más de 300 ciudades del país, y Tencent asegura que ya cubre a más de 800 millones de ciudadanos.

Todavía no hay un estándar a nivel nacional y cada localidad establece diferentes normas, pero en Hangzhou (este), obtener un código de color verde significa poder seguir haciendo una vida prácticamente normal y utilizar todos los servicios públicos; el amarillo implica una cuarentena de siete días, y el rojo, una de catorce.

Para conseguir uno hay que responder a preguntas como si se ha estado en los últimos 14 días en áreas afectadas, si se ha estado en contacto con personas contagiadas o si se han desarrollado síntomas relacionados con la enfermedad.

El color verde en los aparatos de reconocimiento facial indica que la persona se encuentra en estado normal "sano". Foto: Agencia EFE/EPA

El color verde en los aparatos de reconocimiento facial indican que la persona se encuentra en estado normal "sano". Foto: Agencia EFE/EPA

La fiebre de los microdatos

Asimismo, las autoridades también están empleando los macrodatos (big data) provenientes del transporte público, de operadoras telefónicas o incluso de las farmacias, que en algunas ciudades están obligadas a registrar la identidad de quienes compran determinados medicamentos para detectar posibles contagios.

Fuentes cercanas a una de estas plataformas explicaron que solamente actúan como intermediario entre las aplicaciones, desarrolladas y operadas por los gobiernos locales, y el usuario final, y que no tienen acceso a los datos recabados.

Agregaron que está "claramente indicado" en los términos de uso que es un servicio operado por el Gobierno municipal y que, para obtener un código, el usuario debe aceptar que los datos sean compartidos con las autoridades.

Apuntan que, si alguien no está de acuerdo con este uso, puede elegir rechazar las condiciones y no utilizar la aplicación.

Eso sí, en diversas ciudades es ya obligatorio enseñar un código verde para poder utilizar servicios como el metro o para, por ejemplo, entrar en algunos supermercados, mientras que en algunos barrios y complejos residenciales hay puntos de control en los que las autoridades los revisan.

Drones multiuso contra el virus

Entretanto, la prensa local se vanagloria de cómo China está utilizando su tecnología punta para frenar el brote, destacando noticias como la puesta en circulación de unos automóviles de la marca Baojun equipados con sistemas de medición de temperatura infrarroja, informaba hace unos días el rotativo Global Times.

Estos coches pueden reconocer con precisión las caras de las personas y medir temperaturas desde dos metros de distancia, con un margen de error de 0,2 grados centígrados, según el periódico.

Si se descubre que alguien tiene fiebre, el vehículo emite una advertencia y señala con un sensor a la persona con el síntoma.

Y no sólo coches: también se están empleando en la lucha contra el virus varios tipos de robots que hacen de asistente en los hospitales, impresoras 3D, para hacer moldes de las tan necesitadas mascarillas y hasta drones que fumigan desde el aire para reducir el riesgo de infecciones.

Máquinas para captar la temperatura corporal en China, creados por SenseTime. Foto: Agencia EFE/EPA

La máquina 'Smart AI Epidemic Prevention' sirve para captar la temperatura corporal de la gente en China. Estas máquinas han sido creadas por por SenseTime. Foto: Agencia EFE/EPA

Los drones también se están usando para entregar paquetes, avisar de las políticas sanitarias de las autoridades a modo de altavoz y para acercar los códigos QR a los conductores mientras éstos esperan en los peajes, relata la revista especializada en tecnología Abacus.

Equipados con sensores térmicos remotos, también toman la temperatura desde el cielo e informan en el acto de posibles cuadros de fiebre, aunque algunos ciudadanos han denunciado que sus diagnósticos no son del todo rigurosos, añade la publicación.

Esta revista también asegura que empresas como Baidu están publicando mapas en línea donde se informa de los casos más cercanos a la ubicación mostrada y que otras como SenseTime están tratando de adaptar sus sistemas de reconocimiento facial para identificar (y denunciar) a las personas que no lleven máscaras en lugares públicos en un esfuerzo por asegurar su uso.

Preocupación por la privacidad

Sin embargo, el uso de big data ha causado cierta inquietud entre los internautas chinos, preocupados por su privacidad pese a una nueva regulación publicada a principios de febrero por la Administración del Ciberespacio de China (CAC) que reclama una mayor protección los datos de los ciudadanos.

No obstante, la directiva no hace mención específica a su utilización en el futuro, pero algunas provincias como Yunnan (sur) han prometido que destruirán todos los datos recopilados una vez finalice la epidemia.

Y todo esto sucede en un momento en que la cantidad de personas enganchadas a Internet no deja de crecer: el visionado de vídeos en línea ha aumentado en 24,3 millones, según Abacus, mientras que aplicaciones diseñadas para mejorar la eficiencia laboral han ganado casi 40 millones más de usuarios diarios desde el inicio del brote.

No en vano, el comercio electrónico, el teletrabajo, la educación en remoto y el entretenimiento digital son los claros ganadores de esta crisis, destacando el auge de las retransmisiones en línea de aplicaciones como Kuaishou o Douyin (conocida internacionalmente como TikTok), donde los streamers gozan de más atención que nunca.

Para el ingreso a diferentes espacios en China, las personas deben pasar por un lector de reconocimiento de covid-19. Foto: Agencia AFP

Para el ingreso a diferentes espacios en China, las personas deben pasar por un lector de reconocimiento de covid-19. Foto: Agencia AFP

Entre las plataformas de reparto de comercio electrónico, Taobao, una de las más grandes del país, ha vuelto a crear tendencia con una aplicación, 'Live', en la que los agricultores muestran en directo sus productos a los clientes e interactúan con ellos.

Nueva regulación para contenidos en internet

Otra noticia que parece haber pasado desapercibida estos días, arrastrada por la marea de contagios y decesos del coronavirus, es la entrada en vigor de un nuevo código regulatorio para los contenidos en internet, activa desde el pasado día 1.

Uno de sus artículos pide que se evite "comentar de manera inadecuada" sobre desastres naturales, accidentes graves y otras catástrofes y recuerda que "es ilegal publicar información que difunda rumores y perturbe el orden económico y social".

Aunque su redacción data del 20 de diciembre, un mes antes de que fuese declarada la emergencia nacional, algunas de sus provisiones podrían ser empleadas por las autoridades para controlar (aún más) el flujo de información relativo a la epidemia.


VIDEO RELACIONADO


Según la académica Séverine Arséne, profesora adjunta de la Universidad China de Hong Kong y autora del libro 'Internet y política en China', la nueva regulación reúne medidas ya en marcha pero agrega detalles como las llamadas listas de contenidos "negativas" o "positivas" y aclara las responsabilidades de usuarios, plataformas de servicios de contenido y autoridades locales y provinciales.

"Muchos de los términos utilizados en esta regulación son muy amplios y vagos, lo que da un amplio margen de interpretación a todos estos actores. El nuevo texto es más bien un recordatorio de las prioridades actuales del régimen", asegura la experta, para quien la clave está en "cómo se aplican" en la práctica estas regulaciones.

En cualquier caso, Arséne incide en que "después de un período de relativa incertidumbre sobre lo que podría publicarse sobre el coronavirus, el nivel de censura ha aumentado claramente, sobre todo en lo que respecta a los mensajes políticos de los líderes".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)