Ohio sorteará USD 1 millón semanal entre personas qu…
Afganistán inicia un alto el fuego de tres días con …
Israel intercepta el 90% de los 1 600 cohetes lanzad…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de mayo del 2021
Enfermeros, otros ‘héroes’, que exigen la estabilida…
‘No se llegará a meta de 2 millones de dosis’: Camil…
La ocupación en tres hospitales de Santo Domingo de …
Protestas por sistema de precios de diésel luego de …

Diseñadores de moda dan rienda suelta a su creatividad durante la cuarentena

Una costurera trabaja en el taller de Maison Julien Fournie antes de su presentación de la colección Haute Couture Online Otoño / Invierno 2020/2021 en París, Francia. Foto: REUTERS

Una costurera trabaja en el taller de Maison Julien Fournie antes de su presentación de la colección Haute Couture Online Otoño / Invierno 2020/2021 en París, Francia. Foto: REUTERS

Una costurera trabaja en el taller de Maison Julien Fournie antes de su presentación de la colección Haute Couture Online Otoño / Invierno 2020/2021 en París, Francia. Foto: REUTERS

Ante el problema de las entregas de telas y el cierre de proveedores durante el confinamiento por el coronavirus en Francia, el diseñador de moda Alexis Mabille tuvo que improvisar para salvar su colección, recurriendo a materiales que tenía a mano.

Al igual que sus colegas que presentan sus colecciones en la Semana de la Alta Costura de París esta semana, en un formato online, Mabille comenzó a confeccionar sus prendas antes de que se levantaran las restricciones al movimiento en Europa.

Esto descarriló todo, desde la disponibilidad de bordados hechos a medida hasta el proceso de fundir modelos de accesorios que usualmente llegan a distintos lugares del mundo, pero también proporcionó a los modistos una renovada inspiración.

“Trabajé en la dirección opuesta: en lugar de trabajar en el diseño, el material y el color, empecé por el color de la tela y luego por la colección”, dijo Mabille a Reuters. Agregó que había buscado proyectar una “visión brillante sobre las cosas”, con vestidos que iban desde el púrpura intenso al amarillo y fuertes estampados de estilo animal.

La Semana de la Alta Costura presenta prendas únicas cosidas a mano de un selecto club de diseñadores.

Sin embargo, incluso para las marcas más grandes, las cuarentenas en Europa representaron un desafío.

Maria Grazia Chiuri, quien diseña ropa de mujer para Christian Dior, propiedad del conglomerado LVMH, coordinó su colección desde Roma a través de videollamadas con las costureras y los equipos de producción que trabajaban desde sus casas.

La marca también debió enfrentar demoras o pérdidas de entregas, mientras intentaba plasmar su concepto de la colección en maniquíes en miniatura.