20 de junio de 2019 00:00

La versatilidad de las tapas y sus acompañantes

‘Tapear’ o ir de tapas es sinónimo de salir a divertirse entre amigos. Este 20 de junio del 2019 se celebra el Día Mundial de estos bocadillos españoles que se acompañan con vino y cerveza. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

‘Tapear’ o ir de tapas es sinónimo de salir a divertirse entre amigos. Este 20 de junio del 2019 se celebra el Día Mundial de estos bocadillos españoles que se acompañan con vino y cerveza. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Redacción Tendencias
tendencias@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Hoy (jueves 20 de mayo del 2019) es el Día Mundial de las Tapas, bocaditos españoles que se comparten en una mesa o en reunión social.

Esta actividad, más conocida como ‘tapeo’, consiste en que un grupo de comensales pida diferentes bandejas o tablas de tapas y compartan entre ellos.

Dichas bandejas deben contener de seis a nueve bocados, para que cada comensal pruebe mínimo tres y máximo seis, ya que una tapa debe pesar entre los 15 y 30 gramos, según recomienda Gabriel Quevedo, el chef del restaurante Ozuna.

Estas pequeñas porciones de comida, que se sirven en bares o restaurantes, van acompañadas infaltablemente por una bebida que puede ser alcohólica o no. En España, la tradición que se conserva es degustarlas con vino o con cerveza.

La evolución de estos platillos tiene como característica la rapidez, la versatilidad de ingredientes y la gran cantidad de preparaciones que se puede ingerir en una sola comida.

En el pulpo al grill se cocina el pulpo dependiendo del peso, una vez cocido se lo adereza con el ajo rostizado y se añade papas. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO.

En el pulpo al grill se cocina el pulpo dependiendo del peso, una vez cocido se lo adereza con el ajo rostizado y se añade papas. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO.


Por ejemplo, el chef de Ozuna dice que una de las tapas más representativas del restaurante es un pulpo al grill con mayonesa de olivas negras y papines. Esta combinación de sabores y texturas llevan al paladar por la línea de lo salado debido a su ‘maridaje de espejo’. “El ajo rostizado queda con el grillado del pulpo, lo que forma un conjunto de sabores ahumados”, explica.

El segundo bocadito que resalta son unas croquetas de ossobuco (parte dura de la pata de la vaca), a la que se le agrega salsa bechamel, reducción de balsámico, vino y miel, jugando un poco más con los contrastes agridulces del plato.

Para realizar croquetas de ossobucco se suaviza la carne por 48 horas al vacío con el fin de desnaturalizar el colágeno que contiene la pata. Foto:Vicente Costales/ EL COMERCIO.

Para realizar croquetas de ossobucco se suaviza la carne por 48 horas al vacío con el fin de desnaturalizar el colágeno que contiene la pata. Foto:Vicente Costales/ EL COMERCIO.


A estas tapas se suman los bocaditos del Restaurante El Tapeo, donde, su chef, Soledad Buñay explica que la tortilla española es la más solicitada por los comensales, ya que se sirve a cualquier hora del día y es más contundente.

Otro ejemplo representativo es el salmorejo: una crema hecha a base de pan, tomate maduro y aceite de oliva. “Se la consume mucho en verano, ya que es muy refrescante”.

La chef recomienda solicitar la bebida de acuerdo con la tapa, ya que la mayoría de ellas son grasosas y el vino, por ejemplo, neutraliza sabores.

Destaca que entre las tapas favoritas están el pulpo, las croquetas, el salmorejo y la tortilla española, preparadas con especias típicas como el pimentón y el azafrán.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)