Los artesanos de Huambaló preparan la Expoferia del …
SRI e IESS dicen que información no ha sido sustraíd…
Brasil suma 1 333 muertes por covid en 24 horas y el…
Daniel Rodríguez dirige el Hospital Carlos Andrade M…
Los aforos de los establecimientos se redujeron al 3…
Jair Bolsonaro asegura que en su mandato no se ha vi…
Canadá tiene ya suficientes dosis para inmunizar a t…
En Manabí son vigilados 10 enfermos con la variante …

El debate sobre la gratuidad y libre acceso a museos, en la mira del sector

El Museo Nacional atenderá el miércoles, viernes y sábado, previa inscripción. Foto: Archivo/El Comercio

El Museo Nacional atenderá el miércoles, viernes y sábado, previa inscripción. Foto: Archivo/El Comercio

El Museo Nacional del Ecuador (MuNa) es uno de los espacios culturales que cobraría entrada a turistas extranjeros. Foto: Archivo/El Comercio

A pocas semanas de que concluya el actual Gobierno, Julio Bueno, ministro de Cultura y Patrimonio, derogó el Acuerdo Ministerial Nro. 234-2010, del 7 de diciembre de 2010. El documento establecía la gratuidad y el libre acceso de los visitantes nacionales y extranjeros a los museos y centros culturales que administra esta Cartera de Estado.

En la nueva propuesta se dice que las Direcciones de Gestión Administrativa y Gestión Financiera elaboren un informe técnico conjunto, en el cual se determine la viabilidad del establecimiento de tasas para el ingreso de la ciudadanía a los repositorios que administra el Ministerio de Cultura y Patrimonio, a través de sus Entidades Operativas Desconcentradas.

Esta medida ha despertado la crítica de artistas, gestores culturales y, sobre todo, de académicos.

Santiago Cabrera Hanna
es historiador e investigador de la Universidad Andina Simón Bolívar. Él sostiene que es grave que se haya derogado la gratuidad por dos razones: la situación calamitosa que están viviendo los museos y centros culturales del Ministerio de Cultura, a causa de la pandemia, y por la heterogeneidad de cada uno de los espacios.

Este investigador también sostiene que Bueno, al derogar la gratuidad, se está yendo en contra del derecho al acceso libre a la cultura, que está consagrado en la Constitución. Asimismo, que se está limitando las capacidades ‘garantistas’ del Estado, de tener posibilidades de acceso al fomento a la educación y a la cultura.

Para Pablo Cardoso, del Observatorio de Políticas y Economía de la Cultura, el problema de la derogatoria de este acuerdo radica en que no es el resultado de un estudio técnico, en el que se haya establecido con claridad la pertinencia del cobro en museos y centros culturales y las políticas de cobro.

Al igual que Cabrera Hanna, sostiene que es una medida insólita, si se piensa en los recortes de personal que han tenido estos espacios, a causa de la crisis sanitaria

“Medidas como estas -dice- tienen que ser tomadas a través de un consenso amplio del sector cultural y más específicamente de los usuarios y de las personas que gestionan estos espacios. Me parece que ha existido, por decirlo de alguna forma, una indelicadeza al tomar estas decisiones en las postrimerías de un Gobierno que actualmente carece de total legimitidad”, dice Cardoso.

Igual de sorprendida con esta resolución está Ana Rodríguez, exministra de Cultura. Ella también se cuestiona por qué un Gobierno, al que le queda tan poco tiempo, toma este tipo de medidas, que no responden a un plan integral construido y compartido con todo el sector cultural.

Asimismo, sostiene que esta medida no ayudará a la reactivación del sector ni al ejercicio ciudadano del acceso a los derechos culturales.

“Me parece -dice- que hay una voluntad de desmantelar el Ministerio sin haber propuesto un programa. Las reuniones que se ha mantenido con Fundación Malecón 2 000, o el pedido del GAD de Loja de que se le entrega el Teatro Benjamín Carrión muestran que en lugar de reducir el tamaño del Ministerio, a favor de la creación de Institutos y el fortalecimiento del Sistema Nacional de Cultura, hay una voluntad de irse deshaciendo de esos acervos”.

Al ser consultado por este Diario sobre las razones por las que derogó el acuerdo que permitía la gratuidad en museos y centros culturales, el ministro Bueno señaló que lo hizo para poder cobrar el alquiler de teatros. “Los teatros se han venido prestando bajo este criterio de gratuidad y ha existido el abuso de alguna gente que los ha utilizado para ganar plata por debajo”. 

Bueno añadió que solo se cobrará el acceso a los turistas extranjeros. Asimismo, dijo que los turistas nacionales y los investigadores van a seguir teniendo acceso libre

Sin embargo, Cabrera Hanna recuerda que ninguna de esas puntualizaciones hechas por Bueno están en alguno de los puntos de la derogatoria. “Es un golpe con dedicatoria a los investigadores porque los turistas no van a los espacios donde se estudian los bienes”.