19 de octubre de 2017 00:00

Debate sobre educación sexual se ahonda

Arsenio Larco, miembro del Frente por la Familia y Fander Falconí, ministro de Educación. Fotos: Armando Prado y archivo EL COMERCIO

Arsenio Larco, miembro del Frente por la Familia y Fander Falconí, ministro de Educación. Fotos: Armando Prado y archivo EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 28
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 8
Diego Bravo
y Mariela Rosero Ch. (I) 
sociedad@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Dos visiones sobre la educación y la salud sexual y reproductiva siguen en debate. Grupos ligados a la Iglesia Católica y Evangélica cuestionan que la legislación incluya un enfoque de género y a poblaciones con diversa orientación sexual, a través del hashtag #ConMisHijosNoTeMetas.

En redes sociales y en entrevistas sus voceros han asegurado que en los planteles se entregan preservativos y se enseña a colocarlos “con la boca” a niños. Eso ha sido negado por las autoridades. El Frente Nacional por la Familia no está de acuerdo tampoco con que los Departamentos de Consejería Estudiantil (DECE) tengan manuales con información sobre orientaciones sexuales.

Tras la marcha del 14, en contra de los proyectos de Ley de Prevención y Erradicación de la Violencia contra la Mujer y Código de la Salud, estos grupos han pedido una cita con el Presidente de la República y han hablado de destitución de ministros. En medio de la polémica, hoy, 19 de octubre del 2017, a las 14:00, en el Tribunal Penal de Quitumbe, los líderes de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y de Vida y Familia, están citados.

Esto tras una acción de protección solicitada por tres activistas Glbti, que buscaban que se impidiera la realización de la marcha. Estos últimos han anunciado que asistirán, aunque la respuesta les parece tardía, y han dicho que no quieren exacerbar un ambiente de odio e intolerancia.

Arsenio Larco
Miembro del Frente por la Familia

‘No podemos caer en el oscurantismo del Medioevo’


El Ministerio de Educación aclaró que los libros difundidos por el Frente por la Familia, en una rueda de prensa, no son utilizados en escuelas y colegios. ¿Por qué lo afirman?

Es un tema que debe ser aclarado por la Cartera, porque no podemos descartar que sea parte de un material que se preparó para las labores educativas. Pero que aún no ha sido repartido como tal.

¿Quién les proporcionó?

Si este libro fue entregado en la conferencia de prensa que usted me cuenta, debería preguntarle a quien lo hizo.

¿La marcha es una reacción tardía a la eliminación del Plan Familia?

Eso no tiene nada que ver. Nuestra marcha ha sido puntualmente para que la Ley de protección a la mujer sea para ella como tal, biológica. Y que no lo contaminen con temas de ideología de género. También para proteger a los niños ante la avalancha de abusos sexuales que se registran.

Ese no fue el objetivo inicial. Meses atrás se denunciaron más casos de ese tipo. ¿Por qué no se manifestaron en ese tiempo?

No quiero ser díscolo con su pregunta, pero le puedo decir por qué no está almorzando, ya que no es la hora indicada.

Eso no se entiende...

Todo tiene su hora.

¿Qué tipo de educación sexual se debería impartir en los colegios?

En primer lugar debería enseñarse que no tenemos el nivel de animalidad. Es decir, yo quiero, me subo o me bajo del tema. No es así. Somos racionales y la razón para decidir lo que sea debe ser enfatizada, obviamente, adentrándoles en las consecuencias de un mal proceder en la razón.

¿Cómo?

A escala nacional debe haber un plan de educación para la vida sexual de los niños y adolescentes. Este debe ser debidamente elaborado, establecido en valores, no necesariamente los nuestros porque nosotros podemos tener un énfasis y ese es el que las familias deben cumplir en su núcleo. Igual los colegios con el suyo, pero debe haber un plan, pero no la sexualidad mecánica como se ha denunciado como el derecho al placer.

¿Es correcto enseñarles sobre el uso de métodos anticocenptivos?

Eso deber ser seriamente analizado. No podemos caer en el oscurantismo del Medioevo (...). Los chicos lo aprenden bien o mal. Si les enseñamos lo que existe en el mundo real, rudo, al cual se enfrentarán, pero con principios, valores y definiciones completas de vida, estaremos cumpliendo con el deber que tiene el Estado de educar.

Miembros de su grupo dijeron que pedirán la renuncia de los ministros de Educación y Salud en la convocatoria a la rueda de prensa. Si se habla de un ambiente de paz, ¿por qué caer en amenazas?

El grupo Vida y Familia no pronunció palabras como esas. Si llegara a darse que la tosudez de alguna autoridad, si se diera que el prejuicio acompañado de violentación de las normas constitucionales quisiera plasmarse en este o en cualquier otro proyecto, nosotros, como ciudadanos, exigiremos las rectificaciones.

¿Pedirán renuncias?

No anticipemos. Fander Falconí es un amigo personal y de buen criterio. Dirige una institución gigante y de modo, a veces, hasta ingobernable. Entiendo que está tomándose su tiempo para ir decantando los problemas. No pediría su renuncia por el momento.

Los grupos de Gais, lesbianas, bisexuales, trans e intersexo (Glbti) hablan que en su campaña los discriminaron ¿por qué?

No descarto que personas de grupos interesados se hayan metido en la marcha con carteles para suscitar este tipo de victimización.

¿Son infiltrados?

Sí, muy probablemente porque nosotros no lo hacemos.

Fander Falconí
Ministro de Educación

‘Partiendo del respeto y los derechos, prima el diálogo social’

Redacción Sociedad (I)

La Ley obliga a ofrecer educación integral en sexualidad. El Frente por la Familia exige “libertad para decidir el tipo de educación sexual y de género de sus hijos”. ¿Qué opina?

Juré cumplir y hacer cumplir las leyes. La Constitución en su art. 66 “reconoce y garantiza el derecho a tomar decisiones libres, informadas, voluntarias y responsables sobre sexualidad, vida y orientación sexual. El Estado promoverá el acceso a medios para que estas se den en condiciones seguras”. Y el art. 70: “El Estado formulará y ejecutará políticas para alcanzar igualdad de mujer y hombre e incorporará el enfoque de género en programas... Es un mandato. El tema ya no es solo para consultar a ministerios de Educación, Salud y Justicia sino para debatir con la sociedad entera del tercer milenio.

Se oponen a que docentes reciban cursos como ‘Prohibición de discriminación contra población Glbti’ y a manuales de los DECE sobre equidad de género. ¿Es peligroso eso?

Alguien mencionó estos días que el 80% del ecuatoriano es católico. Considerando eso, hemos leído lo que dice el Catecismo de esa Iglesia (párrafo 2358). Allí se ordena que los homosexuales “deben ser acogidos con respeto” y se exige evitar todo signo de discriminación. Partiendo del respeto y de los derechos, es hora del diálogo social.

¿Por qué en los planteles se debe educar sobre eso?

No se han reformado los textos en esta administración. Pero existe un mandato constitucional sobre equidad de género. Si el plantel no enseña eso, quizá no pregunten a sus padres, sino a Internet o a los amigos. En esos manuales hay glosarios sobre diferencias entre sexos, género, identidad sexual, identidad de género, orientación sexual, igualdad y equidad. Sirven para evitar la confusión de términos, para que profesionales de los DECE puedan abordar los casos que se presenten.

¿Entregan anticonceptivos y pastillas a niños?

No es cierto que demos pastillas ni plátanos ni otro material. En cuanto a conocer de anticonceptivos, vean un caso de hace 40 años. Pablo VI, en un período de extrema violencia en África, permitió a las monjas usar anticonceptivos. Cito al papa Francisco. Él mismo considera que evitar el embarazo no es un mal absoluto, es decir, puede permitirse para evitar males mayores.

¿Hasta dónde pueden llegar esos grupos?

Las mentiras deliberadas siempre son malas. Pero hasta de lo malo puede salir algo bueno. Es una oportunidad para debatir el tema en todo el país, de una vez por todas.

¿Le preocupa un clima de intolerancia u odio?

Nuestro presidente Lenín Moreno ha dicho: “para el odio, no cuenten conmigo”. El papa Francisco dijo: “¿Quién soy yo para juzgar a los homosexuales?”. El país y el mundo se encaminan a la paz, convivencia pacífica y esta idea debe primar. Ya no se trata de decidir entre violencia y no violencia; en esta hora del mundo hay que decidir entre no violencia y no existencia.

Una vocera del Frente por la Familia dijo que envían a sus hijos a la escuela para que aprendan matemáticas, nada más... ¿Hablaría con ellos?

Ojalá aprendan a multiplicar, no a dividir; a sumar, no a restar.
¿Sería lectura selectiva? ¿Prohibiremos las ‘1 001 Noches’?, ¿’Decamerón’ y ‘Huasipungo’? Si un adolescente busca respuestas sobre sexo y no las recibe en casa ni en la escuela, buscará en su computadora o en un cafenet. Hallará una respuesta correcta por cada 99 incorrectas: pornografía, citas virtuales, etc. Con el espíritu de apertura del Presidente, estamos dispuestos a ser parte de un gran debate nacional con todos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (7)