Videos viralizan la fiesta de Petro en la Casa de Nariño
10 preguntas frecuentes sobre la viruela del mono
La minería ha crecido 210 veces en Napo
Subsidio para alza del pasaje en vigencia en Santo Domingo
Guayaquil activará cámaras en 6 000 buses, expresos y taxis
Iván Saquicela lanzó acusaciones y abandonó la Comis…
Venta de vehículos se dinamizó en julio, tras el paro
Venezuela informó que restablecerá relaciones milita…

Una niña británica de tres años registra un coeficiente superior a Einsten

Imagen referencial. Ophelia Morgan-Dew es una niña de tres años que registra un coeficiente intelectual superior al de científicos como Albert Einstein y Stephen Hawking. Foto: Pixabay.

Imagen referencial. Ophelia Morgan-Dew es una niña de tres años que registra un coeficiente intelectual superior al de científicos como Albert Einstein y Stephen Hawking. Foto: Pixabay.

Imagen referencial. Ophelia Morgan-Dew es una niña de tres años que registra un coeficiente intelectual superior al de científicos como Albert Einstein y Stephen Hawking. Foto: Pixabay.

Una niña británica de tres años registra un Coeficiente Intelectual (CI) superior al de Albert Einstein o Stephen Hawking, según publicaron hoy (16 de agosto del 2018) medios locales.

Ophelia Morgan-Dew, que es capaz de recordar sucesos que le ocurrieron antes de haber cumplido el año de edad, tiene un coeficiente intelectual de 171 puntos.

La puntuación media obtenida por la población es de 100, encontrándose la mayoría entre los 85 y los 115 puntos.

La pequeña se ha convertido en la persona más joven del Reino Unido que logra entrar en la sociedad para superdotados Mensa y se encuentra en el primer 0,03% de la población en términos de "poder cerebral".

"Cuando nuestra hija tenía unos ocho meses, nos dimos cuenta de lo brillante que podía ser", reconoció hoy su madre, Natalie Morgan, a la cadena británica BBC. "Empezó a decir los colores, las letras y los números muy pronto, en comparación con la mayoría de los niños", agregó.

Sin embargo, no fue hasta que la pequeña comenzó la guardería cuando los progenitores fueron conscientes de la situación. En ese momento, Natalie y su pareja, Ben Dew, decidieron llevar a Ophelia a un psicólogo especializado en niños superdotados.

"Solo queríamos averiguar cómo podíamos ayudarla", explicó su padre, quien reconoció que no querían "forzarla", pero al mismo tiempo no querían que se sintiera "poco estimulada".

A pesar de su alto coeficiente intelectual, sus padres aseguraron que la menor es una niña de tres años "en muchos otros sentidos. Le gusta corretear y jugar con sus primos, saltar en colchonetas... Cosas normales en un niña a esa edad", explicó Dew.

La diferencia es, reconocieron, que "parece que comprende y asimila todo mucho más rápido de lo normal".

"Es como hablar con una persona de 19 años. Se puede mantener con ella una conversación adecuada, desarrolla sus propias ideas", anotó su progenitor.
No obstante, la pareja insistió en la importancia de que su hija tenga una infancia feliz.

"Estaré orgullosa de Ophelia sin importar qué decida hacer, solo queremos que esté sana y sea feliz", reconoció su madre.