Hombre que nació sin mandíbula encontró el amor

El hombre afirma que, gracias a su relación, se volvió más seguro de sí mismo. Foto: Facebook: Joseph Williams

La apariencia física es un factor que influye demasiado a la hora de entablar una relación sentimental, más aún en una sociedad con tantos estigmas. El caso del estadounidense Joseph Williams fue todo lo contrario, pues el amor tocó a su puerta cuando más resignado estaba por su condición física.

Williams le brindó una entrevista a la agencia de medios estadounidense ‘Caters’, en la que explicó que sufre de una extraña condición causada por una alteración genética llamada síndrome orofacial, la cual hizo que naciera sin mandíbula.

Su padecimiento limitó muchas de las actividades que lleva a cabo en su diario vivir como comer, hablar y respirar. Además, no solo afectó su salud física sino también su salud mental, ya que siempre sufrió de baja autoestima por las constantes burlas que ha recibido.

“La gente deja de hacer lo que está haciendo para mirarme y se vuelve molesto. Incluso un tipo detuvo su auto, dio la vuelta y pasó solo para mirarme. Solo desearía que la gente me hablara y me hiciera preguntas en lugar de mirarme como un ciervo a la luz de los faros”, narró el hombre.

Cuando nació, su madre biológica se sorprendió bastante al ver que su bebé no tenía mandíbula, por lo que pidió que fuera llevado a Chicago, Estados Unidos, para que le hicieran cirugías de reconstrucción facial.

Sin embargo, por más que los médicos se esforzaron, no hubo forma de implantarle una mandíbula a Williams. Ante la angustiante situación, su progenitora decidió darlo en adopción.

“Tuve un injerto de hueso y piel cuando intentaron construirme una mandíbula, pero a medida que crecía, mi cuerpo lo rechazó y no tuvo éxito. También me dieron en adopción, lo que me llevó a conocer a mi familia adoptiva”, manifestó en la entrevista.

La ausencia de mandíbula le ha impedido a Williams masticar e ingerir alimentos, por lo que los médicos implantaron un tubo desde su garganta hasta su estómago.

“No puedo comer, hablar o incluso respirar correctamente. Tengo un tubo en el estómago, en el que puedo colocar comida licuada, pero esto significa que nunca he probado comida”, explicó.

Adicionalmente, el hombre utiliza notas de papel o digitales; y habla lenguaje de señas para comunicarse. Estas son algunas de sus limitaciones físicas, pero algunos aspectos de su vida influidos por su condición fueron su autoestima y su estabilidad emocional.

Suplementos digitales