Montañita vive un contraste entre controles policial…
Sismo de 4.11 en las costas de Pedernales, Manabí
Desde el 29 de septiembre se podrá postular a cupos …
CC tramita acción de incumplimiento contra el Cpccs …
Organizaciones en Chile exigen al Gobierno cambios e…
Reino Unido ofrece 10 500 visados a extranjeros ante…
La ventaja de los socialdemócratas se estabiliza en Alemania
Oposición venezolana insta a América Latina a acoger…

Una rusa se suma a la tendencia de la ‘barbie humana’

Barbie Rusa

Barbie Rusa

Desde su niñez, Kenova contó con un entrenador personal, responsable de moldear y mantener su figura. Foto: Facebook Angelica Kenova

Angelica Kenova es psicóloga infantil. Además, es conocida como la ‘Barbie Rusa’, debido a las características de su apariencia.

Es modelo, tiene 26 años y desde que nació sus padres le hicieron creer que era una muñeca, y la tratan de tal manera hasta la actualidad. “Me criaron como una princesa, no me dejan salir ni tener novio. No estoy preparada para la vida real”, declara la mujer en una entrevista concedida a Dailymail.co.uk.

Desde su niñez, Kenova contó con un entrenador personal, responsable de moldear y mantener su figura. Sus sesiones de entrenamiento implican de dos a tres horas diarias de ejercicio físico. A eso, se suma una estricta dieta.

Asegura que no se sometió a ninguna cirugía y las defiende únicamente en caso de que se padezca de “graves defectos en la cara o cuerpo”.

Los padres de la Barbie Rusa, Natalia y Evegniy, elijen su ropa y, según explica la modelo, programaron cómo sería su vida antes de su nacimiento. Al respecto señala que Barbie es el ídolo y modelo a seguir de muchas niñas, “así que estoy agradecida de que para mí sea algo natural”.

A través de redes sociales como Facebook e Instagram, difunde su imagen en distintas versiones. Existe Angelica-princesa, Angelica-gimnasta, Angelica-bailarina, Angelica-veterinaria. Tal como si se tratara de la emblemática muñeca de Mattel.

En cuanto a su vida íntima, sostiene que desea conocer a “su Ken”. Paradójicamente, de su pareja solamente exige que no sea vanidoso ni se preocupe en exceso de su apariencia.

A sus 26 años, su madre la acompaña, cual guardaespaldas, a las citas que surgen con posibles prospectos. “Siempre reservo lugar para tres para que mi mamá se siente con nosotros. No he tenido novio. Todos los chicos que conozco son, simplemente, amigos”.

Suplementos digitales