Con agua contaminada se riegan 7 500 hectáreas de cultivos
Los negocios y el temor conviven con dos cárceles en Quito
En Ecuador también hay voces que imploran por la eutanasia
Pérdidas millonarias en importaciones ficticias
Guillermo Lasso se apoya en siete consejeros
Guayaquil le brindó un fugaz adiós a Álex Quiñónez, …
China aprueba ley para reducir la presión de las tar…
Rusia se encierra ante máximos históricos de covid-19

Mario Vargas Llosa recibió la medalla al mérito en Orden de Gran Cruz en Carondelet

Mario Vargas Llosa recibió la medalla al mérito en Orden de Gran Cruz de manos del presidente Guillermo Lasso. Foto: Twitter Presidencia Ecuador

No es común que un Premio Nobel de Literatura se siente en una de las sillas del Salón Amarillo del Palacio de Carondelet. Mario Vargas Llosa lo hizo la tarde de este lunes 27 de septiembre del 2021.

De traje, corbata y bastón llegó de México para recibir la medalla al mérito en Orden de Gran Cruz de manos del presidente Guillermo Lasso, su amigo personal, a quien conoció hace varios años en unos de esos foros sobre liberalismo.

Sentando a las espaldas del cuadro de Juan José Flores y a unos pasos de la imagen de García Moreno a su derecha y el de Rafael Correa a su izquierda, escuchó con atención y con sus manos entrecruzadas alrededor de su bastón los elogios que Lasso le lanzó.

Fueron reflexiones sobre su aporte como lo que es: el escritor vivo más importante de Latinoamérica, pero sobre todo, como un intelectual que ha trabajado para consolidar el pensamiento liberal a escala global, ideas que están condenadas en libros como ‘La llamada de la tribu”.

En Vargas Llosa el paso del tiempo es visible. Su cabeza blanca y su andar pausado muestran a un hombre que en sus años de juventud apoyó a la Revolución Cubana, pero que luego se decantó por la lucha de las libertades.

Sobre esas libertades giró su intervención. Con lucidez reflexionó sobre si países como Rusia, China o Corea del Norte eran naciones socialistas y su respuesta tajante fue que no. De Rusia, por ejemplo, dijo que vivía en un capitalismo de “amiguetes”.

Asimismo, habló de Venezuela, de Cuba y de Nicaragua. En ese momento se detuvo para hablar de la persecución que vive el escritor Sergio Ramírez por parte del Gobierno, por la publicación de su novela “Tongolele no sabía bailar”.

Al final habló sobre su condecoración y visiblemente emocionado volvió su mirada a Lasso para agradecer el detalle. Lo hizo con esa gratitud que solo se tiene con los amigos, personas con las que no solo se comparte momentos, sino ideales.

Suplementos digitales