18 de January de 2012 00:03

El teatro Carlos Cueva genera interés en Cuenca

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La noche del pasado jueves las puertas del Teatro Carlos Cueva se reabrieron, luego de tres años, con la presentación de la obra denominada ‘Boletín y elegía de las mitas’.

En esa noche, en que se reinauguró esta edificación que data de 1964, hubo emoción y alegría entre las autoridades de la Universidad de Cuenca. Según su ex rector, Jaime Astudillo, la remodelación es un trabajo colectivo, que buscó aportar con espacio cultural para esta ciudad.

Astudillo señala que al ejecutar esta obra constató cómo la cultura sigue siendo relegada en los presupuestos. El actual rector, Fabián Carrasco, lo confirma. Según él, la obra no hubiese sido posible sin apoyo de la empresa privada. El presupuesto de remodelación bordeó los USD 2 millones.

Esa noche, el telón rojo del teatro Carlos Cueva Tamariz se levantó de forma automática. Segundos después, el maestro Medardo Caisabanda empezó a dirigir a la Orquesta Sinfónica.

Su capacidad y la de los músicos que entonaban los violines, oboe, tuba, trompetas… hacían que el público escuchase aquellas campanas del pueblo donde los aborígenes sufrieron su dolor y maltrato, según la obra ‘Boletín y elegía de las mitas’, de César Dávila.

Diego Villacrés se encargó de la declamación. Él contó cómo al indígena Melchor Pumaluisa, hijo de Guápulo, le cortaron los tes-tículos con un cuchillo.

Las voces del barítono Diego Zamora, de la soprano Vanesa Freire, de la mezzosoprano Priscila Urgilés y del tenor Juan Carlos Cerna también transmitieron lo que los aborígenes vivieron, la humillación, opresión y castigos.

Para Caisabanda, representar este poema fue como hacer una pintura musical, porque cada instrumento entonaba las fiestas de los patrones de los aborígenes, así como la tristeza y desconsolación de estos últimos.

Él también se mostró satisfecho con la remodelación del teatro, que cuenta con un sistema de poleas y motores que dan movimiento a 23 barras de las que cuelgan telones.

También tiene pantallas de proyección, ciclorama y efectos especiales, concha acústica, equipos de iluminación...

Para la soprano Freire, la apertura de este espacio cultural es una oportunidad para los cantantes líricos porque se convierte en un teatro ideal para presentar conciertos. Agregó que con esta reinauguración espera que se impulse la creación de la compañía de canto lírico. “Eso ayudaría a los profesionales de esta rama”. Con este criterio coincide la mezzosoprano Priscila Urgilés.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)