15 de July de 2012 00:01

El sendero de La Casa se trifurca

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) vive los últimos días de su campaña electoral. Tres candidatos optan por la Presidencia: Raúl Pérez Torres, Marcelo Valdospinos y Jaime Galarza Z. Las elecciones son el 1 de agosto. Y como es común en estos procesos aparecen las acusaciones, los planes y los ofrecimientos; eso y una leve esperanza de que, con trabajo y voluntad, cambie lo necesario.

Galarza publicó una columna en El Telégrafo. En ‘El festín de las medallas’ dice: “basta ver lo sucedido con el N° 79 de la revista La Casa, órgano de la entidad. La publicación está visiblemente dedicada a promover tal candidatura (la de Valdospinos), con foto y entrevista del candidato a dos páginas, sin ninguna información adicional respecto del proceso eleccionario”. Por su parte, la Asociación de Empleados y Trabajadores de la CCE resolvió, considerando artículos que regulan dicha institución, abstenerse de participar en las elecciones, pues rechaza el Reglamento de Elecciones “por contradictorio, inconsistente y ambiguo”.

También repudia la reunión sostenida en el Hotel Tambo Real (Quito, 12 de abril del 2012), “en la que bajo la dirección del actual presidente nacional, Marco Antonio Rodríguez, 17 Presidentes de los Núcleos Provinciales (miembros natos de la Junta Plenaria) dan su apoyo y eligen ‘democráticamente’ al binomio Marcelo Valdospinos – Freddy Moreno. Acción inconsulta con sus electores provinciales que adelantando criterio vuelve engañoso e ineficaz el proceso electoral”. Finalmente se convoca a una vigilia permanente del proceso. Eso mientras quedan pendientes por solucionar en la CCE.

El principal pendiente que se identifica es el escaso conocimiento en cuanto a gestión cultural. El teatrista Iván Morales señala que es fundamental activar la relación de la Casa con los hacedores de la cultura, “nadie cree ni se acerca a la CCE por la poca convocatoria. Además, el 80% de su presupuesto se destina a gastos administrativos, y apenas el resto va para proyectos”.

Asimismo, el gestor Adrián de la Torre se refiere a la “ignorancia en materia de gestión cultural”. Y señala que “en el país se ha tardado en comprender lo que es gestión, creyendo que un escritor, solo por ese hecho, puede manejar una institución dedicada a la cultura”. Ambos hablan de aclarar el proceso de elecciones, pues tal como se las lleva ahora las califican de “antidemocráticas”, pues “no son abiertas, no son universales y los artistas no se sienten representados”. Morales y De la Torre coinciden en una postura radical: “Reorganizar de arriba a abajo la Casa” o “cerrarla y refundarla desde las propuestas de los hacedores culturales”.

Redes nacionales de apoyo
Marcelo Valdospinos - Gestor cultural / Lista 1
 
El eje vertebrador de la propuesta de Valdospinos  es el Proyecto Redes Nacionales, que concibe a una  “Casa realmente nacional. Con Redes Culturales en: bibliotecas, museos, cine y audiovisuales.  Y con Redes de Apoyo en: presupuesto, proyectos, planificación, talento humano y portal de servicios.  Como Redes Nacionales seremos parte de un Sistema Nacional de Cultura.  Con una actitud gerencial y teniendo como observadores a  los presidentes de todos lo núcleos”.
 Este proyecto -asegura- ya ha sido aprobado  por la Junta Plenaria; su idea es convocar “a brillantes ecuatorianos a presidir estas redes”. Todo esto con un fin: terminar el centralismo, que a su criterio ha imperado hasta el momento en la institución.
Ante la reciente decisión del Gobierno de definir, a través del Ministerio de Cultura, qué hace y qué no hace la CCE, Valdospinos asegura que la institución está blindada por la Ley Orgánica de la Casa de la Cultura. Esto les  permite -dice- “caminar con independencia”.
También asegura que recientemente “ha habido un acercamiento de la Casa con el Ministerio de Cultura. Hace poco tiempo, trabajamos proyectos conjuntos con las Direcciones Provinciales de Cultura”.
De la gestión de Marco Antonio Rodríguez, quien es uno de sus principales promotores, dice que mantendrá “su visión nacional y atención prioritaria a los núcleos”. También ofrece insistir en continuar con la “negociación de la Ley Orgánica de Culturas-aún pendiente-con el Ministerio de Cultura y la Comisión Ocasional de Cultura de la Asamblea”.


Creación de núcleos cantonales

Raúl Pérez Torres -  Escritor / Lista 2

“Democratizar la Casa, dar lugar a las nuevas expresiones de la cultura, permitir que se constituya en un espacio de discusión y reflexión de las todas las tendencias, con la libertad y el respeto que merece el talento de los trabajadores de la cultura”, es la parte medular de la propuesta de Raúl Pérez Torres.
Respecto de la actual estructura de la Casa de la Cultura dice que “hay que inyectar  sangre nueva en una Institución anquilosada y enferma (...) Hablo especialmente de la Casa Matriz”. El fortalecimiento de los núcleos provinciales y la creación de núcleos cantonales en todas regiones es otro de sus ofrecimientos clave, en caso de ganar.
Al ser consultado por la autonomía de la CCE respecto del Estado, Torres asegura que la defenderá , pues eso “nos permite el ejercicio responsable y dinámico de quehacer cultural  y nos alienta a defender la libertad de pensamiento. La autonomía nos sirve para comprometernos responsablemente con nuestra actitud para que la transparencia y la decisión colectiva sean la norma. La autonomía no es una patente de corso, es ante todo el manejo honesto de todos los elementos culturales. Trabajaremos también articulados al Sistema Nacional de Cultura en los grandes proyectos nacionales”.
De la administración de Rodríguez, Torres asegura que no mantendrá “desgraciadamente nada”. Esto porque “inclusive la labor editorial ha estado marcada por el amiguismo y el compromiso”. Pero reconoce que han habido publicaciones importantes”.  


Democratización y defensa de la autonomía
Jaime Galarza - Escritor / Lista 3
 
En medio del cumplimiento de una agenda intensa por la campaña en los diversos núcleos fue difícil acceder al actual vicepresidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y también candidato Jaime Galarza, quien respondió escuetamente las seis preguntas que le envió este Diario.
Respecto a los  ejes principales que regirán  su gestión en la CCE  menciona la “Democratización efectiva, con funcionamiento pleno del Núcleo de Pichincha y el fortalecimiento de la autonomía”. Sobre la generación de  espacios y las oportunidades para el arte contemporáneo: “Todos los espacios para todos, especialmente para los jóvenes creadores, apoyo a la formación de talleres, convenios con embajadas para traer instructores de arte”.
De la actual administración de Marco Antonio Rodríguez, Galarza dice que mantendrá la producción editorial, “pero sin privilegios, ya que los libros permanecen embodegados”.
A la pregunta de ¿cuál  es la mayor deuda que deja la actual administración?, Galarza responde que “haber aumentado el elitismo” en el ámbito cultural.
De la autonomía de la CCE frente al Estado, él se compromete a “defenderla, especialmente en cuanto al autogobierno, pero bajo el imperio del voto universal”.
Y frente a la reciente decisión gubernamental de  que sea el Gobierno el que defina, a través del Ministerio de Cultura, qué hace y qué no hace la CCE, Galarza dice ser  “partidario del sistema nacional de cultura, como ente coordinador y articulador”.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)