19 de July de 2012 00:01

Quito está sumergida en la onda blusera desde los años sesenta

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Quito a finales de los años sesenta. Mientras la ciudad comenzaba a levantarse hacia el cielo con sus grandes edificios, en sus calles un ‘mono’, con armónica y banjo en mano, comenzaba a configurar algo nuevo en los recovecos musicales de la ciudad.

Se trataba del guayaquileño Héctor Napolitano, quien en esos años llegó a Quito con un género distinto para los músicos locales: el blues. Para muchos, que hoy lo recuerdan, lo que parecía una locura (un hombre de traje blanco tocando por las recientes avenidas de la ciudad) no es más que la génesis que permitió que este género gane un sinnúmero de adeptos y le dé una personalidad musical a la ciudad. Los bluseros de hoy han perfeccionado su técnica hasta el punto de llevar al blues a los tradicionales escenarios capitalinos, uno de ellos el Teatro Variedades. Precisamente allí, hoy, a las 19:30, una de las bandas herederas de lo que comenzó con el ‘Viejo Napo’ realiza el lanzamiento de su nuevo disco, ‘Ciudad Sin Luz’, que sale como un homenaje a sus 11 años de trabajo y trae mucho de improvisación rockera.

En sus cerca de cuarenta años de transitar por Quito, el blues ha cobijado a varias generaciones de músicos de todo tipo. Desde rockeros hasta jazzistas, poperos y también salseros; ha habido intérpretes que al igual que Napolitano hallaron en este género una fuente inagotable de creación, rebeldía, nostalgia y alegría.

Uno de ellos es Sandro Celi, memoria viviente de la armónica blusera ecuatoriana. Con su pequeño instrumento metálico -que llegó a su vida luego de encontrarse con Napolitano en las varias tocadas en los desaparecidos bares Hojas de Hierba o La Bohemia- este músico recuerda que a finales de los setenta, una década después de la llegada del guayaquileño, Quito se había configurado como escenario del blues. Comenta que uno de los lugares de paso casi obligatorios para los jóvenes músicos era el Almacén Musicalísimo. De hecho allí encontró su primera armónica y compró los primeros LP de blues estadounidense.

No fue sino en los ochenta cuando el blues entró en auge aquí. La aparición de bandas como La Hot Choclo Blues Band o Los Chanchos Voladores, y de músicos como Jaime Guevara o Juan Terneus, permitió que este género se apropie de los nacientes espacios para la difusión musical de Quito. Uno de ellos el Ágora de la Casa de la Cultura, que se volvió tradicional para los bluseros. Otro punto de encuentro, según recuerda Celi, era el parque La Alameda. Ahí comenta que el sonido del blues fue un fenómeno contestatario a la situación política de la época, principalmente en contra de las medidas de control social de León Febres Cordero. “A los creadores de esa época les interesaba que este género se vuelva a encontrar con sus orígenes, con los sonidos afroestadounidenses que clamaban libertad para los esclavos”.

Ya entrados los noventa, la panorámica blusera daría un nuevo giro. La improvisación al momento de ofrecer un concierto, según comenta Celi, comenzaba a quedar de lado para ir en busca de técnica y perfeccionamiento. La guerra y la depresión económica fueron, para él , decisivos para que los bluseros de la capital encuentren en esta música la manera idónea de protestar y dar a conocer su posición al respecto.

En esos años, la vieja guardia daba paso a nuevos músicos que iniciaban su camino. Entre ellos Norman Wray, quien paseó de arriba a abajo por Quito con su armónica y recuerda que en los 90 aquí se potencializó el blues dentro de la academia, especialmente en las aulas de la Universidad San Francisco de Quito a través de su Instituto de Música Contemporánea con alianza del Berkeley College.

Y es que el blues que hoy suena en bares como La Estación o La Liebre es también hijo del academicismo de los 90. La presencia, en la memoria y en los escenarios, de bandas como La Hot Cholo Blues Band, Los Tigres del Chaulafán (próximos a sacar un nuevo disco por sus 17 años de existencia) o Blues S.A. dan fe de que el blues está aquí (hasta tiene su propio festival anual que se espera para septiembre), y que no tiene planes de irse a otra parte.

[[OBJECT]]

[[OBJECT]]

[[OBJECT]]


Blues S.A. en concierto

La banda se presenta  esta  noche en el Teatro Variedades Ernesto Albán, a las 19:30.

Con este concierto, Blues S.A. presenta su nuevo trabajo discográfico, ‘Ciudad sin Luz’. Este álbum contó con el auspicio del Ministerio de Cultura.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)