Desde el 1 de diciembre se elimina el IVA a pañales,…
Mujer fue asesinada a balazos en Ambato y otra resul…
2 205 vacantes abiertas para ingresar a la Policía
En Carchi bloquean una vía en demanda de obras
Vacuna, la palabra del año en EE.UU.
El correísmo niega pacto con el Gobierno para reform…
Alerta Emilia: Niña de siete años desapareció en el …
Expolicía procesado por 30-S: ‘El juicio destr…

‘Quiero que la gente viva el cine’

notitle

notitle

Durante 10 días, en Quito, Otavalo y Portoviejo se vivirá la fiesta del cine. La octava edición del Festival Cero Latitud (FCL) se inaugura este viernes con el largometraje ‘Contracorriente’ y así se inicia lo que Isabel Dávalos, la directora del FCL desde este año, llama ‘vivir el cine’: “Esto es hablar de cine, respirar cine, relacionarte con gente de cine, y no solamente ver cine”.

¿Qué ofreció durante sus primeras siete ediciones el FCL y qué ofrece ahora?

Cero Latitud siempre buscó y premió a los nuevos directores y realizadores. Y eso es algo que la actual directiva ha mantenido. Porque creemos que al premiar las óperas primas vemos hacia el futuro latinoamericano.

¿Qué más se viene?

Salimos de las fronteras de Latinoamérica, y otra de las propuestas nuevas es la inclusión del cine ecuatoriano; queremos mirar al Ecuador y a Latinoamérica dentro del contexto global.

¿La producción cinematográfica nacional actual da como para presentar cada año una cantidad razonable de películas de calidad?

Cuando yo produje ‘Ratas, ratones, rateros’’, en 1998, se hacía una película ecuatoriana cada cinco años; ahora estamos hablando de 10 películas al año. Antes no se hubiera podido abrir una sección como Paralelo Cero, que incluimos este año.

¿Por qué se hicieron estos cambios en el festival?Porque creemos en la importancia de vernos a nosotros mismos (sección Paralelo Cero) y de ver fuera de Latinoamérica (sección Otras Latitudes). Además estamos viviendo un cambio de mercado en la industria, que borra las fronteras y nos ha llevado a mirar a todas partes. Por eso este año traemos cine filipino.

¿Por qué Filipinas?

Aunque está muy lejos, a la vez está muy cerca. Compartimos una tradición colonial, idioma y cultura. Pero más allá de eso, su cine es muy similar al nuestro.

¿Qué historias se están contando en el cine latinoamericano y cuáles se van a contar en el Cero Latitud?

Hay algo que se está dando muchísimo en el cine latinoamericano, especialmente en las películas de competencia: las historias mínimas, cotidianas.

¿Un cine más intimista?

Sí, muy contemplativo, de ritmos pausados, reflexivo.

¿Y el realismo sucio, que se asociaba tanto con la narrativa visual latinoamericana, sigue vigente?

Me da la impresión que eso fue más en los 90, a inicios del 2000. Ahora es más fuerte esta tendencia más europea. Claro que siempre hay excepciones y este festival se concentra precisamente en las excepciones. El próximo año buscaremos salirnos de las ‘películas de festival’; y es curioso cómo esta calificación se ha convertido en peyorativa.

Defina ‘de festival’…

Es una película que se aleja del público. Y nosotros quisiéramos traer películas que combinen un buen posicionamiento ante la crítica y la cercanía al público.

¿Trae muchas ‘películas de festival’ el FCL este año?

No quisiera decir nada, porque creo que hay un poco de todo. Por ejemplo, tenemos una sección que se llama El Planetario y que tiene de todo; son películas pensadas para grandes públicos y eso es bueno.

¿Como cuáles?

Están ‘Tetro’, de Francis Ford Coppola, que fue hecha de manera independiente; también la uruguaya ‘Mal día para pescar’; ‘Contracorriente’, que es una producción peruano-colombiana, y ha ganado varios festivales.

Cuándo el festival dice que mostrará cine de vanguardia, ¿con qué se va a encontrar el público?

Con propuestas que no se han visto antes acá.

¿Como qué?

Tenemos una película que se llama ‘Antena’, al estilo del cine mudo, con cartelitos y una música excepcional. Es algo que no vas a encontrar en ningún lado, ni siquiera en la piratería. Y más que títulos específicos estamos tendiendo a un cine que se diferencia de todo; nos tratamos de alejar del reciclado de películas que van de un festival a otro. Buscamos películas que nos digan lo que va a venir en el futuro, que nos hablen de nuevas narrativas, de nuevos formatos’ y todo eso cabe en la sección Meridiano X, que es la bandera vanguardista que va delante de este festival.

 El jurado

Enrique Chediak,  ecuatoriano radicado en EE.UU., director de fotografía cinematográfica, es el presidente del jurado.

Entre sus películas se destacan ‘Charlie St. Cloud’, ‘28 weeks later’, ‘Crónicas’, ‘The good girl’, ‘127 hours’ y ‘Rabia’. Chediak ha obtenido premios a la mejor fotografía en Sundance, en 1997 por ‘Hurricane streets’; y en Guadalajara y Málaga por ‘Rabia’.

Los miembros internacionales del jurado son: Assunção Hernandes (Brasil), Fernando Chiappussi y Pablo Parés (Argentina), Martina García, Paola Pérez Nieto y Juan Carlos González (Colombia), Hernán González (Uruguay). 

‘Rabia’ es la más esperada

La película ‘Rabia’, de Sebastián Cordero, no está dentro de la selección oficial competitiva. Eso sí, es una de las más esperadas por el público.

Esta película se proyectará dentro del FCL únicamente el sábado 16 en la Sala 1 de Ocho y Medio (La Floresta); y estará en todas las salas comerciales a partir del 22 de octubre.

‘Rabia’ trata sobre José María, emigrante latinoamericano, que agrede a cualquiera que moleste a Rosa, su novia. El capataz de la obra donde trabaja muere tas una discusión y él se esconde en la casa donde trabaja Rosa, sin decirle nada a ella.

La película de Cordero se presenta dentro de la sección Planetario del FCL, donde se presentan películas de todo el mundo, de interés para el gran público.

Las otras secciones son: Otras Latitudes, que este año tiene como país invitado a Filipinas y al director Raya Martin; Meridiano X, que mostrará las producciones más vanguardistas; también está Paralelo Cero, que trae la producción cinematográfica ecuatoriana, y hará una retrospectiva. Largos y cortos latinoamericanos y cortos ecuatorianos entran en la competencia.

Suplementos digitales