Las fiestas juntan diversión, arte y cultura
Trabajo infantil aumenta al final del año
Consultoras internacionales descartan realizar audit…
Consejo de la Judicatura designa a los 14 nuevos jue…
El 'Amazonazo' y 'Solandazo' se realizan por fiestas…
Embajadas de Ucrania recibieron bolsas sangrientas
Sismo de 4.8 en Muisne fue sentido en Esmeraldas y P…
Frente Anticorrupción solicita eliminar tablas de co…

Una obra de Picasso será subastada

La obra.   Mujer sentada con sombrero rojo,  se subastará próximamente en Nueva York. Fue realizada por Picasso entre 1954 y 1956.

La obra. Mujer sentada con sombrero rojo, se subastará próximamente en Nueva York. Fue realizada por Picasso entre 1954 y 1956.

Un museo de Indiana (EE.UU.) planea poner a la venta en una subasta privada un cuadro del pintor español Pablo Picasso que estuvo olvidado durante casi 50 años en un almacén de la institución, que lo catalogó como una obra de otro autor.

La obra, titulada Mujer sentada con sombrero rojo, fue donada en 1963 al museo de Evansville, que, basándose en documentación asociada al cuadro, lo catalogó como una obra de un artista llamado "Gemmaux" y lo almacenó, según informó la institución.

Sin embargo, ese nombre resultó ser el plural del francés “gemmail”, una técnica de vidrio que une diversas láminas de cristal coloreado con esmalte y después las trabaja con fuego.

Picasso, a quien se atribuyen unas 50 piezas con técnica “gemmail” a lo largo de su carrera, creó la obra entre 1954 y 1956, según el museo, que nunca la expuso al público.

La pieza será expuesta próximamente de forma privada, en la casa de subastas Guernseys de Nueva York, gracias a la cual se descubrió que el cuadro pertenecía a Picasso.

Guernseys, que a comienzos de este año investigó el paradero de las obras creadas por Picasso con esa técnica, contactó al museo de Evansville para preguntar por el regalo que había hecho a la institución el coleccionista de arte Raymond Loewy, y que seguía en el almacén sin que nadie reparara en la firma del pintor español.

Dadas las dificultades económicas del museo, un panel de expertos recomendó vender la pieza “debido al gasto y los requisitos adicionales para salvaguardar adecuadamente una pieza de valor potencialmente enorme”, según el comunicado.

El director ejecutivo del museo, John Streetman, describió la pieza como “extraordinaria” y aseguró que “brilla como una joya”, al explicar la “difícil pero prudente decisión” de vender esta obra de arte.

El museo, que tiene expuestas cinco obras de Picasso en papel, desconoce el valor exacto de la pieza, y aún no ha decidido cómo utilizará los fondos de una posible venta.