18 de July de 2012 11:06

El Museo Británico exhibe la universalidad de Shakespeare

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN



Con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos que comienzan el día 27, el Museo Británico dedica una exposición a la universalidad del dramaturgo William Shakespeare, su relación con Londres y el legado de sus obras.

A través de una exhibición titulada "La escenificación del mundo de Shakespeare", el museo quiere mostrar a los visitantes cómo fue la época en la que vivió el escritor más importante en lengua inglesa (1564-1616), cuya riqueza literaria está hoy viva en teatros, aulas escolares, el cine o la televisión.

Más de 190 artículos, entre ellos cuadros del siglo XVI y vestimenta diversa, repartidos en varias salas, ayudan a entender los años en los que vivió Shakespeare bajo el reinado de Isabel I (1558-1603), el surgimiento del teatro y la fuerza literaria de sus tragedias, comedias, fantasías y obras históricas.

Shakespeare no fue un escritor "de una época sino de todos los tiempos", fue la famosa frase utilizada por el poeta inglés Ben Jonson para describir al dramaturgo y que el Museo Británico destaca para resumir su universalidad.

Entrar al Museo Británico es recordar tragedias como las de "Romeo y Julieta", "Hamlet" o "Coriolano", y comedias como "El mercader de Venecia" o "El sueño de una noche de verano".

La muestra, a la que la prensa tuvo acceso hoy a un pase previo, abrirá al público mañana y podrá ser vista hasta el 25 de noviembre.

Con Londres como centro de atención mundial este verano por la celebración de los Juegos, la exposición echa una mirada atrás en el tiempo para resaltar cómo la capital británica fue también hace más de 400 años una ciudad en expansión, con la llegada de inmigrantes y el creciente auge del intercambio comercial.

La exhibición, organizada en colaboración con la compañía de teatro Royal Shakespeare Company, está distribuida en forma temática: la época isabelina, el mundo rural de Stratford-upon-Avon, donde nació el escritor, la ciudad de Venecia, punto de referencia de obras como "El mercader de Venecia" y "Romeo y Julieta", y la época actual.

De esta manera, el museo exhibe cuadros isabelinos de personalidades célebres, como el del embajador de Marruecos ante la corte de Isabel I, Abd al Ouahed ben Mesaud ben Mohamed Anoun, cuya visita oficial a Londres durante seis meses causó un gran interés entre la población por la rareza de sus vestimentas.

También hay relojes, armaduras, libros, mapas, vasijas y espadas, entre ellas una de gran calidad fabricada en Toledo en 1590 y que, según los organizadores, sería similar a la elegida por Otelo, el personaje de la famosa tragedia de Shakespeare, para suicidarse.

Tampoco faltan vídeos con imágenes de actores recitando citas de la tragedia Julio César (acto tercero, escena segunda) o del drama histórico Ricardo II (acto primero, escena primera).

Al mismo tiempo, se puede recorrer la muestra mientras se escuchan diversas frases literarias del dramaturgo y poeta.

Entre otros, hay cuadros con imágenes de los teatros que surgían por entonces, que fueron construidos en el margen sur del río Támesis (la zona más deprimida de Londres), eran abiertos y tenían un ambiente similar al que se vivía en las tabernas de la época.

Las obras que allí se representaban, como en el famoso teatro Globe de Shakespeare, eran patrocinadas por importantes nobles y se las conocían como, por ejemplo, la Compañía de Chamberlain.

La piezas representadas servían para impulsar por entonces el debate entre la gente sobre los acontecimientos de la época.

Los objetos expuestos han sido cedidos por museos británicos, coleccionistas privados y algunos proceden del extranjero.

"La escenificación del mundo de Shakespeare" destaca la influencia que aún tiene el escritor y cómo sus obras han ayudado a mucha gente a superar situaciones muy difíciles, como los detenidos en Sudáfrica en la época del "apartheid".

Hay un libro con las obras completas del escritor que el preso sudafricano Sonny Vankathathnam consiguió quedarse mientras estaba en la isla de Robben al convencer a los guardias de que se trata de la "Biblia de Shakespeare".
 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)