6 de November de 2010 00:00

La lengua española dice adiós a la ‘ch’, a la ‘ll’ y a algunas tildes

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Cultura y ANSA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Aquel abecedario que se conformaba de 29 letras es historia pasada, ahora serán 27. Si en la escuela le enseñaron que la ‘ch’ y la ‘ll’ formaban parte de esa lista está en la obligación de olvidar lo aprendido, sino quiere incurrir en una falta. Ello porque la más reciente edición de la Ortografía de la Lengua Española, aprobada por la Real Academia, las elimina formalmente del alfabeto, pero no así su pronunciación.La serie de decisiones se tomaron esta semana, en San Millán de la Cogolla, La Rioja, España, y la propuesta será ratificada ante el pleno de las 22 instituciones miembros de la Asociación de Academias de la Lengua, el 28 de noviembre, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México. Mientras que la publicación, bajo el sello de Espasa, que recoge estas resoluciones llegará a los países hispanoparlantes, en diciembre de este año.

Asimismo, se contempla que ya no se llamen a la “B” , “be alta o larga” , y a la “V” , “Be baja o corta”. Esas letras pasarán a llamarse “be” y “uve”. Mientras que el hecho de que la “Y” ya no se llame “i griega” implicará que la “i latina” se llame simplemente “i” .

El contenido de la nueva ortografía de la RAE, cuya última edición fue en 1999, será ratificado el 28 de noviembre en la Feria del Libro de Guadalajara, México, ante el pleno de la Asociación de Academias de la Lengua.

El caso de la ‘ch’ y la ‘ll’ implica su supresión absoluta del abecedario, pues ya en 1999, pasaron a considerarse “signos ortográficos de dos letras”, aunque permanecieron en el alfabeto; por ello, en el Diccionario de la RAE de 2001, se las obviaron.

Así como explica la RAE, el documento que se somete a estudio y aprobación de la Comisión Interacadémica no presenta una renovación profunda del sistema ortográfico del español. Su mayor novedad es la regulación explícita de muchos problemas que en publicaciones precedentes no eran ni siquiera contemplados.

El estudioso ecuatoriano de la lengua y escritor, Yanko Molina, no ve un mayor cambio. “La ‘ll’ y la ‘ch’ van a seguir existiendo porque representan un sonido, no desaparece el fonema, la ‘ch’ como letra está dentro de la ‘c’ (como está en el Diccionario de la RAE, de 2001)”. Con respecto a las denominaciones, Molina explica que los linguistas han optado por oficializar un nombre.

Ellos porque la ortografía que es un libro con carácter científico precisa los nombres, más por razones etimológicas. Además aclara que sí tiene un carácter regulador, pero no influye en el uso. “ Lo mas claro es que el español es una lengua viva, que no la hace la academia sino sus usuarios. La ortografía se adecúa a ellos, pues el uso dicta las normas”, concluye.

Desde 1741 la RAE viene realizando distintas ediciones de la Ortografía de la lengua española. Entre otras novedades que trae la presente edición está que los prefijo ‘ex’, ‘anti’ o ‘pro’ ya no irán separados de la palabra a la que precede, entonces habrá que escribir “exministro” , “exmarido” o “antisocial”, excepto en palabras compuestas, en las cuales la forma correcta será “ex capitán general”. También la RAE acordó “no tildar el adverbio “solo” ni los pronombres demostrativos incluso en los casos de posible ambiguedad”, aunque “no condena su uso si alguien quiere utilizar la tilde”.

La RAE también eliminará la letra ‘q’ en las palabras con fonema ‘k’. Así, el uso de esta letra en palabras como Iraq, Qatar, quásar o quorum representa una “incongruencia” con las reglas, por lo que habrá que escribir Irak, Catar, cuásar y cuórum.

Las decisiones, que para ser definitivas deben ser ratificados por el pleno en Guadalajara, se enmarcan en la vocación panhispánica que define la labor actual de la RAE, ya que tiene en cuenta las relaciones e influencias de las lenguas indígenas en la escritura de muchas palabras del español.

En ese sentido, como gran parte de Hispanoamérica es seseante, la nueva Ortografía contendrá “normas orientadoras” para aquellos que tengan problemas de escritura entre ‘s’ y ‘c’ o ‘z’. También las habrá para los yeístas, es decir, para aquellos que pronuncian la ‘elle’ como ‘ye’.

La RAE y algunas de  sus decisiones

La Nueva Gramática  de la Lengua Española también elimina la acentuación gráfica de la palabra 'o' cuando se encuentra entre números.

Los términos genéricos  como los nombres de calles o ríos se seguirán escribiendo con minúscula (río Ebro, calle Portales).

Cambia la denominación  de ciertas letras, como la “be” para la 'B', la “uve” para la letra 'V', la “doble uve” para la 'W', la “ceta” (no “zeta”) para la 'Z' y la  “ye” para la 'Y', en lugar de la “i griega”. Esto para ordenar su uso.

La Comisión  interacadémica que preparó el texto de la nueva edición de la Ortografía ha desestimado finalmente la propuesta del equipo redactor para que se incluya la ‘s’ minúscula en el plural de las siglas.

En el caso  de las  palabras monosílabas con diptongo ortográfico como 'guion', truhan' o la forma verbal 'guie' simplemente ya no se tildarán.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (3)