6 de July de 2012 10:54

Hermano de Gabriel García Márquez confirma que el escritor padece demencia senil

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Lo que desde algunos años era un secreto a voces en el mundo literario, finalmente fue confirmado por el propio entorno familiar de Gabriel García Márquez: El destacado escritor, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1982, padece de demencia senil, según reveló su hermano menor.

En medio de una charla con jóvenes acerca de la obra del autor colombiano en Cartagena de Indias, Jaime García Márquez habló sin reparos del mal que afecta al responsable de novelas tan célebres como "Cien años de soledad", hoy de 85 años.

"Lo que él tiene son algunos conflictos de la memoria; en la familia todos sufrimos demencia senil, yo ya también comienzo a tener algunos problemitas, y por lo tanto él ya tiene los estragos pero se le adelantaron debido a su cáncer linfático, que en el 99 lo puso en una situación casi de muerte. La quimioterapia que utilizaron le salvó la vida, pero también le acabó muchas neuronas, muchas defensas y muchas células, lo que le aceleró ese proceso", explicó en declaraciones que recogen medios mexicanos como "El Universal" y "El Informador".

Hasta ahora no había versiones oficiales al respecto, pero de todos modos el hermano del escritor intentó pasar por alto el tono de "revelación", y tratar de hablar de la situación con la más absoluta normalidad.

"No se trata de que haya nada grave que no se pueda saber, se trata simplemente de que es su vida y él siempre ha procurado protegerla, siempre ha dicho que hay una vida pública y una vida privada a la que no podemos entrar", aseguró.

De todos modos, Jaime García explicó que la enfermedad del escritor aún no entra en etapas críticas, por lo que, con ciertas lagunas, intenta mantenerse activo. "Podemos hablar con él con mucha alegría y con mucho entusiasmo, como siempre ha sido", y agregó que conversan diariamente por teléfono, ya que esas llamadas —que siempre hace el propio escritor, por intermedio de su secretaria— "le refrescan la memoria".

Sin embargo, aunque el tema esté asumido en el interior de la familia, para Jaime García Márquez no ha sido fácil. "A mí me ha tocado esa misión, afortunada y a la vez muy dolorosa. A veces lloro, porque siento que se me escapa de las manos, pero tengo que asumirlo. Lo asumo, porque si tengo el privilegio de hablar con él lo tengo que pagar de alguna manera. Lo pago con dolor, y un dolor que al final me deja una satisfacción muy grande", confesó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)