Tres muertos y cuatro heridos deja el colapso de una…
El MTOP autoriza cobro de USD 0,50 en el peaje del k…
Sentencia a policía abre debate sobre uso progresivo…
Epmaps termina contratos con Geinco e Inmosolución
Consultora internacional asesora proceso de transfor…
Comisión legislativa se inclina por el archivo del C…
Gremios se pronuncian por la alerta roja de covid-19…
Lasso dice que es ‘indignante’ la senten…

Los festivales culturales del país serán evaluados

notitle

notitle

Los festivales culturales del país denominados de alto impacto (31 en total) deberán ser sometidos a un concurso. Según una nueva normativa del Ministerio de Cultura, los promotores culturales, gestores de los festivales, deberán concursar con sus proyectos para acceder a una asignación económica que el gobierno entrega desde hace dos años.

Raimundo Zambrano, director del festival de Tradición Oral de Manabí, con 16 años de trayectoria, cree que someter su festival a un concurso es un tanto humillante: “No me afecta a mí, creo que el público que sabe del profesionalismo con el que trabajamos por amor a la cultura, será el más impactado”.

“Nos quieren someter a un examen, lo peor de todo es que quienes nos realicen las evaluaciones serán personas de fuera del país”, acota Zambrano. Para el teatrista y narrador oral manabita, el fondo del asunto se refiere a una reducción económica: “En mi caso no me afectaría dejar de percibir los recursos que entrega desde hace dos años el régimen, creo que mi festival que recorre alrededor de 10 de los 22 cantones de Manabí seguirá”.

Según Nixon García, director del festival de Teatro Internacional de Manta, los 22 años de experiencia de su certamen, el más antiguo del país, son una buena carta de presentación.

“Ahora nos dicen que tenemos que concursar para recibir el apoyo gubernamental, eso no es el problema”, sin embargo, manifiesta que la situación de los festivales se agrava cuando entre los requisitos para calificar a quienes se encuentran en la organización, les piden una póliza de seguro como garantía.

“Las aseguradoras, para extender un documento de esos, solicitan hasta lo mínimo, aquí están pensando que nosotros somos constructores de vías o algo parecido”, dice García.

Sobre la evaluación, dice que por un lado es bueno que midan las fortalezas y debilidades de un festival. Pero la evaluación entra en conflicto, cuando la van a realizar extranjeros, lo cual consideran como un riesgo, pues los evaluadores acaso no conocen la realidad de la gestión cultural de nuestro país.

Sin embargo, los promotores también reconocen, al menos, un beneficio en el trámite de las evaluaciones: serían imparciales al momento de la valoración.

Suplementos digitales