3 de October de 2011 00:04

La cotidianidad en Riobamba, recogida en 110 fotografías

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las diversas facetas de la Riobamba contemporánea fueron retratadas en un libro que se presentó recientemente en la capital de Chimborazo. En 174 páginas, Patricio Estévez Trejo, autor de esta obra que forma parte de la colección ‘Retrato del Ecuador’ impulsada por el Consejo Nacional de Cultura (CNC), captura con su lente las vivencias humanas desde la perspectiva de un fotógrafo profesional con 30 años de experiencia que buscó darle a cada imagen su propia identidad.

Y lo consiguió. Las 110 fotografías atrapan, en diversas horas del día y de la noche, la palpitante existencia de sus habitantes en las calles, parques y diversos escenarios de Riobamba o Ric Pamba (en quichua llano por donde se va). Las fotos reflejan la evolución arquitectónica y cultural de esta ciudad cientos de años después de ser devastada por el terremoto del 4 de febrero de 1797.

Es una aventura a 2 750 metros de altitud. Con este libro se reabrió la sala de exposición permanente en el Salón del Museo de la Ciudad, ubicada en las calles Primera Constituyente y Espejo.

Las fotos de Estévez fueron trabajadas entre mayo y diciembre del año pasado. “En los últimos años la ciudad se ha modernizado. Sin embargo, esta modernidad le significó a Riobamba la pérdida de edificaciones patrimoniales”, reseñó Estévez.

La cotidianidad en la calle 10 de Agosto, la vista nocturna de la Daniel León Borja (hoy remodelada), el estadio Olímpico, el parque de la Loma de Quito, la capilla y el campanario del Colegio San Felipe, el parque ecológico Monseñor Leonidas Proaño, la cúpula del teatro León y otros escenarios quedaron retratados para siempre con este trabajo.

“Los niños lustrabotas, las señoras del rezo matutino, los grupos de indígenas que caminan por la ciudad o que esperan en los portales. Estos contrastes y texturas sociales fueron también recreadas por mi lente”, dice Estévez.

La foto titulada ‘El sabio’ es su favorita. “Fue una feliz coincidencia que en el momento que fotografié el monumento de Pedro Vicente Maldonado se apareciera un arco iris. Las cámaras no captan normalmente esos pequeños caprichos de la luz”.

Para Gabriel Cisneros, presidente de la Casa de la Cultura Núcleo de Chimborazo, este trabajo demuestra un profundo amor por esa ciudad. “Esto porque permite ver su lado oculto. A veces no nos detenemos a observar la cotidianidad en sus detalles porque estamos tan sumergidos en nuestras propias preocupaciones que olvidamos los entornos”.

Según Irving Zapater, secretario técnico del CNC, la obra de Estévez es una mirada fiel del pasado para las futuras generaciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)