Miles de salvadoreños marchan contra Bukele cuando s…
Transportistas de Pichincha denuncian desconocimient…
Ministro de Agricultura se pronuncia, tras anuncio d…
Gobierno instalará seis mesas técnicas con la Fenoci…
Campaña para concientizar la importancia de mantener…
Provisión de combustible se normaliza para el sur de…
Controles a las ventas ambulantes continuaron este d…
Los talleres artesanales de Ecuador enfrentan dificu…

Lo bohemio marcó la cultura de La Ronda

La calle La Ronda. Se extiende tres cuadras. En ella hay negocios, casas particulares y la Casa de las Artes, un espacio cultural.

La calle La Ronda. Se extiende tres cuadras. En ella hay negocios, casas particulares y la Casa de las Artes, un espacio cultural.

Un camino estrecho de piedra y majestuosas casas de pequeños balcones con geranios color rosa adornan a esta calle que alguna vez fue, en tiempos prehispánicos, un camino hacia el río de la ciudad y, después, fue el corazón bohemio del Centro Histórico de la ciudad.

Tan solo con transitar por ese camino, la historia, las vivencias y la cultura se impregnan en uno.

Esta pequeña calle de Quito, que es la más antigua de la ciudad, contiene un patrimonio intangible e invaluable, que son sus personajes emblemáticos.

Carlos ‘El Viejo’ Guerra, uno de los más grandes compositores de música popular ecuatoriana, fue vecino de La Ronda.

Otro habitante de esta calle, que se presume ya se encontró establecida y trazada hacia 1480, cuando los incas llegaron por primera vez a Quito, fue Alfredo Carpio, compositor de la canción El Chulla Quiteño.

Faustino Rayo, el asesino de García Moreno, vivió en la casa Honda, en esta misma calle.La Ronda es un sector emblemático en el que se alojan tradiciones de varias épocas; es un lugar en el que se mantiene una amplia memoria de la historia, desde el legado de los indios, pasando por la Colonia y finalmente en la variedad de artistas y personalidades que habitaron allí.

En la actualidad, La Ronda se ve nuevamente consagrada como un lugar de esparcimiento en donde niños, adultos, visitantes y residentes pueden reunirse.

La importancia de mantenerla se centra en su historia y en las memorias que esta calle evoca. En sus paredes se levantan los recuerdos de grandes épocas bohemias, pero sus actuales habitantes también la han llenado de vida y cultura. Hojalateros, artesanos, panaderos, que viven en la calle La Ronda aún mantienen la esperanza de seguir viéndola florecer, como ha pasado en estos últimos años de remozamiento.

La artista Cristina Lucas planteará, montando su obra en el espacio cultural la Casa de las Artes La Ronda, el diálogo entre la tradición y el arte contemporáneo.

FALTAN 4 DÍAS

El 4 de septiembre arrancará la muestra que se mantendrá abierta hasta el 2 de octubre.

El ingreso será libre.

Suplementos digitales