13 de agosto de 2017 00:00

Cotacachi protegerá a sus osos

Se encontró evidencia de la presencia de 11 osos de anteojos. Foto: Cortesía Gad Cotacachi

Se encontró evidencia de la presencia de 11 osos de anteojos. Foto: Cortesía Gad Cotacachi

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 31
Gabriela Castellanos

El valle de Íntag (Imbabura) está en la mira por una iniciativa de conservación. El Municipio de Cotacachi contrató una consultoría para determinar la presencia del oso andino u oso de anteojos.

El estudio colocó 15 cámaras trampa en diferentes lugares donde había indicios de la presencia de estos animales. Luego de una revisión pe­riódica del material recolec­tado, entre enero y mayo de este año, se identificaron 11 osos, pumas, venados e incluso un pájaro carpintero.

Christian Paz, director de gestión ambiental del Municipio de Cotacachi, explica que se encontró al oso en dos formaciones vegetales: el bosque siempreverde montano (2000-3100 msnm) y el bosque siempreverde montano alto (3100-3600 msnm).

La evidencia recogida en las cámaras, sumada a los datos sobre altitud, precipitación y temperatura, se introdujo a un modelo de computadora que permite determinar en qué otras zonas se encuentra el oso de anteojos. “Para el área de conservación nosotros tenemos alrededor de 50 000 hectáreas”, señala Paz.

Con ello esperan también delimitar un área de conservación y uso sustentable (ACUS) de cerca de 130 000 hectáreas. Estas zonas incluyen un núcleo de protección estricta, una zona de recuperación y un área de uso sostenible. Lo que se busca es permitir el uso de la tierra para las actividades económicas y que al mismo tiempo permitan proteger al ecosistema.

El oso andino es una especie en peligro de extinción en Ecuador y una especie vulnerable en la región. Santiago Molina, ecólogo e investigador asociado de la Universidad San Francisco de Quito y de la Fundación Zoológica del Ecuador, dice que se calcula que existen apenas 2 000 individuos en el país, pero los muestreos se realizaron hace varios años, por lo que la información no está actualizada.

“Una de las causas es la pérdida de hábitat, porque los osos necesitan bosques primarios, y después están la cacería y los conflictos entre humanos y osos”, agrega. Estos roces ocurren “porque la frontera agropecuaria está cada vez más cerca del bosque”, lo que causa conflictos en las comunidades.

Una vez que se determinó la presencia de la especie, el Municipio de Cotacachi busca emprender acciones que permitan proteger al oso andino. Lo primero es determinar el ACUS Íntag-Toisán. También se realizará un nuevo fototrampeo para generar mayor información.

Además, se busca ligar la presencia del oso al turismo y a la investigación. Las parroquias y comunidades han generado emprendimientos turísticos en la zona.

En contexto

La zona de Íntag está ubicada en dos de los ‘hot spots’ o zonas biológicas más importantes del mundo: los Andes Tropicales y la Tumbes - Chocó - Magdalena. También es una zona de interés para la industria de la minería, pues se encontraron yacimientos de cobre. Algunas zonas ya están concesionadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (0)