15 de diciembre de 2018 14:38

Coros navideños sonaron en la Iglesia de La Compañía, en el centro de Quito

En la iglesia de La Compañía se realizó este sábado 15 de diciembre del 2018, el concierto de coros navideños. Foto: Daniela Cevallos/ EL COMERCIO

En la iglesia de La Compañía se realizó este sábado 15 de diciembre del 2018, el concierto de coros navideños. Foto: Daniela Cevallos/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Daniela Cevallos
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La música es un elemento infaltable de la Navidad. Coros y villancicos resuenan en las calles, locales comerciales y hogares pero en esta ocasión la Iglesia de La Compañía, en el Centro Histórico de Quito, se convirtió en el escenario para que niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad canten motivados por las festividades.

Lo hicieron en el Concierto Navideño Melodía e Inclusión organizado por el Patronato Municipal San José. El evento empezó a las 10:30 y participaron seis grupos que son parte de los centros de discapacidad y del adulto mayor de esa institución. Así lo explicó María Fernanda Pacheco, su directora. Ellos reciben talleres tres veces por semana y este sábado presentaron su talento ante sus familiares.

Olga Silva es madre de Jean Pierre E. El joven con discapacidad encontró en la música una forma de salir adelante y de sentirse mejor. Él toca el xilófono y hace tres años asiste a los talleres de los que se benefician cerca de 500 personas.

Seis grupos que son parte de los centros de discapacidad y del adulto mayor del Patronato San José participaron en el concierto de coros. Foto: Daniela Cevallos/ EL COMERCIO

Seis grupos que son parte de los centros de discapacidad y del adulto mayor del Patronato San José participaron en el concierto de coros. Foto: Daniela Cevallos/ EL COMERCIO


El concierto arrancó con la participación del Coro Campana de Colores de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Ecuador. Luego continuaron los grupos de niños y adultos mayores. Finalizó con la presentación del Coro Manos Blancas que está compuesto por niños con discapacidad auditiva y se trata del único en el país. Ellos cantaron con sus manos a través del lenguaje de señas y otra persona replicó las melodías para que todos lo puedan apreciar.

María de Lourdes Santa Cruz es parte del grupo 60 y piquito. Mientras esperaba su presentación resaltó que la música le ha permitido sentirse más activa y que aún puede hacer lo que le gusta. Recordó que en el colegio ella era parte de un coro y luego no pudo continuar con un su pasión pero ahora la retomó.

El concierto fue una muestra de lo que los niños, jóvenes y adultos aprenden durante los espacios de formación. El objetivo es fomentar la inclusión y hacer de la buna forma de terapia, de reinserción educativa y social.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)