En Afganistán prohíben el afeitado y que las mujeres…
Indignación por el atropello de un vehículo ‘g…
Polémica por juez que no considera delito el grabar …
Ejecutivo envió nuevos candidatos para las Juntas de…
La audiencia de juicio contra el exministro de Depor…
Sindicatos piden al CAL que devuelva el proyecto eco…
Superintendencia autoriza a Zaimella del Ecuador la …
Un tribunal de Pakistán condena a muerte a una mujer…

El verde que se cuelga de macetas, balcones y terrazas

El helecho colgante adquiere una bonita caída de sus ramas, tipo cascada.

El helecho colgante adquiere una bonita caída de sus ramas, tipo cascada.

La petunia tiene unas bellas flores multicolores que se estiran hacia abajo cuando la planta alcanza su mayor desarrollo. Fotos: Víctor Vizuete / EL COMERCIO

Las plantas colgantes son una hermosa manera de decorar espacios. Estas especies pueden crear distintos tipos de ambientes y hasta colaborar en el diseño del hogar.

Marcelo Zúñiga, de Decojardín El Colibrí de Sangolquí, comparte algunos consejos para mantener los estas plantas de buena manera.

La lista para seleccionar las mejores es extensa. Entre estas se cuentan los helechos, cortinas, pico de lora, calibroche, rabito de mono, petunia, vinca, boquita de pescado, manto de María, hiedra y lazos de amor.

Con las plantas colgantes se aprovechan aquellos espacios sobre los muebles, algún hueco en las estanterías o los ángulos de las paredes. Allí se las puede colocar en macetas de barro, alambre, plástico o madera. Eso sí requieren un cuidado mayor.

El helecho colgante adquiere una bonita caída de sus ramas, tipo cascada.

¿Cómo sembrar una colgante en una maceta? El primer paso es colocar palos secos, cascajo, o piedras pequeñas en la base de maceta. Esto para impedir que la base de la misma se tape e impida el paso del agua. En el caso de escoger una maceta de cerámica el hueco estará ubicado en la mitad. En el caso de optar por una de plástico el diseño indica donde se deberá realizar los cortes para evitar la acumulación de agua.

Luego se debe colocar un poco de tierra, previamente abonada; ya sea con abono orgánico, de caballo, o natural. Esta tierra ayuda a que las raíces no sufran, ni se marchiten. Además, se debe compactar la tierra antes de colocar la planta.

Después se procede a sacarla de la funda o el envase plástico donde se encuentre. Esto se debe hacer con sumo cuidado para que la forma no se pierda y así la planta no se estropee. Cuidando siempre las raíces.

El rabo de mono es una de las variedades más comunes de trepadoras en el país.

Al momento de colocarla dentro de la maceta se la debe acomodar correctamente y colocar más tierra. Zúñiga comenta que se debe regar enseguida para que se aclimate favorablemente al cambio.

Recuerde que es recomendable abonar las plantas cada tres meses. Además, si usted quiere que la planta tenga mayor frondosidad deberá entorchar las ramas colgantes y enterrarlas para que crezcan nuevas raíces.

Suplementos digitales