Hay 98 lugares en Quito para vacunarse contra covid-19
OMS pide que no haya alarmismo ante Ómicron
Líder antivacunas de Italia se contagia; llama a …
Explosión de bomba de Segunda Guerra Mundial deja 3 …
Pacientes realizan plantones frente a hospitales por…
Duragas suscribe contrato para proyectos de gas licu…
Alianza OPEP+ prevé exceso de suministros de petróle…
Funcionarios públicos deben presentar carnet de vacu…

Tiernas figuras que nacen de la madera

En la entrada, la figura de Blanca Nieves y de los siete enanitos, en tamaño mediano, da la bienvenida al taller artesanal Sin Fronteras. En el lugar se elaboran diariamente 20 pinturas similares.

Los hermanos Gálvez, Arnaldo y Néstor, trabajan en el taller.

El primer paso es la limpieza de la madera. Luego y con un lápiz se dibuja la imagen de la figura que se va a pintar. “Lo hacemos en figuras medianas o grandes porque son más fáciles”, cuenta Arnaldo Gálvez, del taller.

Ya dibujada la figura se la corta para darle la forma. “Se debe tener cuidado para no dañar la imagen. Una de las más fáciles de hacer es la de Winnie de Pooh aunque tiene muchas líneas redondas”, afirma.

Después de cortada la madera, el siguiente paso es empezar a pintarla. “Lo primero es poner el color más fuerte. En el caso de una princesa, por ejemplo, se comienza con su vestido que es del mismo tono”, dice Gálvez.

El soplete con una mezcla de pintura y tíñer es uno de los elementos indispensables en esta fase de la elaboración de las figuras. Primero van los colores básicos como los pasteles o suaves.

Luego se va delineando la figura. Hay que esperar a que la primera mano de pintura se seque.

“Se tarda aproximadamente una hora en escurrirse la mano puesta. Luego se pasa a las partes de la imagen que requieren de menos matiz. Los colores de la piel son casi los últimos en ponerse”, afirma el artesano.

Ya cuando está con la forma y los colores también se la deja secar por alrededor de 30 minutos más. También se separan las figuras para evitar que se peguen.

En la siguiente etapa del trabajo y constatando que la pintura esté completamente seca, se matizan los rasgos como ojos, nariz, dedos, cabello y pies.

La fase final de los cuadros implica la pintura de las líneas negras, las últimas en ponerse.

Otra hora de secado y la figura está lista para envolverse en plástico y salir a la venta.

Según el especialista, esta clase de imágenes son ideales para las habitaciones infantiles. “Se venden a hospitales y consultorios médicos”, dice.

Se los cuelga con clavos o cinta de doble faz. También pueden colocarse en la parte exterior del dormitorio o con una pata de soporte. Son multicolor.

En cuanto a los precios, los artesanos comentan que estos varían según el trabajo. “Hay figuras que nos lleva más tiempo hacer. Van desde los USD 10”.

Suplementos digitales