Pico y placa en Quito se suspende por feriado en la capital
Reconstrucción del caso María Belén Bernal realizó l…
Joven pierde sus piernas por una infección, luego de…
Una nueva edición de la fiesta de los dulces para ce…
Darwin Pereira: La administración de Hernán Ulloa ha…
Irán suprime Policía de la moral, fuerza que detuvo …
Ecuatoriano tiene pedido de extradición de EE.UU. po…
La libertad financiera puede ser una meta para el 2023

Otra plaza ilumina al viejo bulevar

Sobre el parqueadero de La Ronda.   La nueva plaza-jardín limita con la avenida 24 de Mayo y la calle Venezuela. Los faroles de piso ponen el toque sugestivo.

Sobre el parqueadero de La Ronda. La nueva plaza-jardín limita con la avenida 24 de Mayo y la calle Venezuela. Los faroles de piso ponen el toque sugestivo.

La 24 de Mayo es una de las avenidas icónicas del viejo Quito. Y, cómo no, ha sufrido varios cambios a lo largo de su agitada vida. Algunos con consenso general y otros que tuvieron muchos reparos.

La actual configuración del bulevar borró el esquema arquitectónico anterior y amplió la perspectiva urbana, buscando con ello recuperar este tradicional espacio público para el reencuentro de los quiteños.

El último aporte municipal para la recuperación espacial de esta zona es la construcción de una nueva plaza jardín ubicada sobre el parqueadero de La Ronda, entre las calles Venezuela y Ambato y la av. 24 de Mayo.

La plaza jardín fue construida por el Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) y demandó de una inversión aproximada de USD 434 000.

La Arq. Margarita Romo, directora ejecutiva del IMP, explica que la intervención en la plaza comprendió la ejecución de los siguientes trabajos: instalación de rampas para personas con capacidades especiales y escaleras metálicas, recuperación de sumideros, corrección de pendientes y colocación de recubrimientos de piedra de 30 x 60 cm, de tipos lisa y martelinada.

También se realizó la limpieza y el revocado del muro de piedra ubicado bajo la calle Venezuela y el retiro de elementos constructivos extraños a la tipología.

El proceso rehabilitador siguió con el mantenimiento del cerramiento de tubos metálicos y del antepecho, y con la fundición de canastillas para la colocación de postes de iluminación y la implantación de una terraza ajardinada. Finalmente, el IMP realizó la colocación de mobiliario como bancas.

En la nueva plaza de 3 500 m² destaca el área ajardinada, la cual resalta y valora este nuevo espacio público. Para la iluminación decorativa, la Empresa Eléctrica Quito colocó postes y luminarias. Por la noche, la placita se llena de luz y de color gracias a las luminarias y reflectores de colores, que ponen un toque surrealista a todos los rincones del lugar. Las bancas, que están estratégicamente dispuestas, permiten que las personas disfruten de la vista y, al mismo tiempo, departan entre ellas y hagan vida comunitaria.

Según Romo, esta losa, que va sobre el parqueadero de La Ronda, tenía un desnivel de aproximadamente 6,57 metros con respecto a la calle Venezuela. Para salvar este desnivel se realizó la construcción de un sistema de rampas y escaleras metálicas, que se incorporaron a la plaza sobre la losa del parqueadero.

Al inicio de la intervención la losa del parqueadero de La Ronda estaba sin uso, y las filtraciones a los parqueaderos eran constantes. También había una serie incompleta de bordillos.

La construcción se inició en el mes de febrero del presente año; y laboraron en forma permanente 30 obreros y 5 técnicos.