Nuevo impulso a relación Ecuador-Israel con lanzamie…
Un fallecido y siete heridos por siniestro de tránsi…
Policía decomisó 25 kilos de marihuana en Pelileo, T…
Elecciones en Honduras se realizaron con normalidad
Quito se festeja con vóley en La Vicentina
Bandera de la diversidad, en exterior de la Basílica…
Venezuela se solidariza con Perú tras terremoto
Siniestro de tránsito en la vía a Pallatanga dejó un…

Un plan con un diseño para cada familia

El construir una casa que se adapte a las necesidades de la familia entera fue lo que motivó a los arquitectos de la urbanización Milán, ubicada en el kilómetro 12,5 del sector Samborondón (vía La Aurora – Daule). En las cuatro etapas que tiene el proyecto se elevan los siete modelos diferentes de villas.

Cada diseño posee un nombre de mujer. Rafaella, Fiorella, Doménica, Estefanía, Diana, Juliana y Romina fueron bautizadas.

Las línea modernas de las fachadas varían según el modelo. Mezclan dos tonos de pintura y tienen ventanas rectangulares con vidrios corredizos.

Al recorrer las calles internas de Milán, llama la atención la villa Doménica. Se destaca por ser la única con balcón. Para asomarse el visitante debe pasar por el dormitorio principal, ubicado en la planta alta. Sus dos pisos suman 92,33 m² de construcción, el precio es de USD 62 129.

La diversidad de los modelos, además en su arquitectura, también se ve reflejada en los precios y medidas. Los valores oscilan entre USD 59 196 y 92 807. Asimismo la más pequeña mide 81,15m² y la mayor tiene 163 m² de construcción.

El hilo conductor de las viviendas son sus materiales. Aunque se le da particular importancia al área social de las villas. En la parte superior de las paredes resaltan unas molduras que le aportan elegancia al diseño. Los pisos en este espacio fueron recubiertos de porcelanato, incluyendo los escalones que conducen a la planta alta. Allí se cambia a cerámica.

“Las personas vienen con demandas únicas. Hay quienes requieren más espacio para recibir a las visitas, mientras otros buscan un dormitorio en la planta baja”, contó Carlos Sabando, asesor inmobiliario. Debido a las exigencias del cliente diseñaron variantes en cuatro modelos de la urbanización. Los cambios son internos, las fachadas y dimensiones se mantienen.

En el caso de la villa Diana (127,73 m²) hay tres tipos de modificaciones en la planta baja. La primera tiene un estudio y dormitorio de servicio. La segunda trae un cuarto en la planta baja con su propio baño. La última cuenta con una sala doble.

En la casa Juliana (141,05 m²) también se puede modificar la planta baja. Si la familia requiere una cocina más grande puede eliminar el cuarto de servicio. En espacio se manejan los cambios en la distribución de Romina. En esta se decide entre un dormitorio en la planta baja o una sala doble.

La villa Fiorella es la única que ofrece modificaciones en la planta alta. “Hay la opción dependiendo de la cantidad de miembros de la familia”, explicó Sabando. El comprador debe decidir entre tener tres o cuatro dormitorios. Si se decide por la primera opción tendrá un baño en cada cuarto, si se va por la segunda, dos dormitorios deberán compartir un baño.

También los caprichos individuales son complacidos. Milán ofrece la opción de utilizar distintos materiales en pisos o ampliar espacios por un valor adicional.

Suplementos digitales