1 000 millones del FMI son gratis e irán para gasto …
Ecuador: 26% de adultos mayores aún no recibe 2da. d…
Brith Vaca: ‘El resultado del enredo legal es la inercia’
El cantón Mejía abre sus haciendas para hacer turismo rural
Marco Feoli: ‘Los niveles de violencia en Ecuador preocupan’
El CNE inicia una depuración del sistema político co…
Bolivia registra 727 nuevos casos y España anuncia d…
Panamá vive tercera ola de covid atenuada y menos co…

Machala busca la prevención

Las ofertas de vivienda nueva que se promocionan como sismorresistente se multiplican en Machala. Los promotores inmobiliarios promueven sus planes con esas características.Conjuntos habitacionales como la segunda etapa de Ciudad Verde, por ejemplo, lo privilegian en la estructura de sus villas de dos plantas. “No lo consideramos una opción más, es un requisito indispensable para construir”, dice Luis Ochoa, superintendente de Obras de este proyecto, en el ingreso a la ciudad.

Otros planes que las contemplan son las Palmeras 2, Brisas Real, San Patricio y otros.

El Código Ecuatoriano de la Construcción contiene las normativas sobre el diseño antisísmico. Según una escala denominada de aceleración sísmica, se determinan las ciudades más vulnerables ante un sismo, como referente para construir.

Machala y otras ciudades de El Oro están en la escala de moderada vulnerabilidad. Carlos Ochoa, integrante del Colegio de Ingenieros Civiles de El Oro, explica que la aceleración sísmica es una medida estandarizada que refleja cómo se mueve un terreno, en determina zona, frente a un sismo de cierta magnitud.

Esa aceleración se maneja por escalas. Están detalladas en el Código de la Construcción. El Oro, por ejemplo, se considera como una zona de sismicidad moderada. Su escala de aceleración es de 2,5 metros por segundo al cuadrado (m/s²).

Ochoa añade que el suelo de Machala es arcilloso, característica que amplifica la sismicidad. “La edificación, en ese sentido, ante un sismo se moverá por un tiempo más prolongado”.

Según el Colegio de Ingenieros, en la ciudad muchos profesionales no edifican considerando los parámetros sísmicos. El Municipio tampoco cuenta con normativas u ordenanzas al respecto. “Se piden los diseños arquitectónico, estructural y eléctrico, pero no hay exigencias sobre sismorresistencia. Se entiende que deben considerarlo”, según el concejal Washington López, ex presidente del Colegio de Arquitectos de El Oro.

Lamenta que las comisarías de construcción no hagan seguimiento al proceso constructivo.

Ochoa aconseja a los compradores asesorarse de forma independiente antes de adquirir una vivienda que se oferte como sismorresistente. Debe pedir no solo los planos de la vivienda, también la memoria estructural de la casa. “En ese documento están plasmados los estudios de cargas sísmicas, de suelos, etc, que lo puede consultar con un profesional independiente.